skip to Main Content
UN DISCURSO HISTORICO Y UN BALANCE ACTUAL

EDITORIAL: UN DISCURSO HISTÓRICO Y UN BALANCE ACTUAL

El Presidente Maduro en el año 2013 pronunció un discurso histórico (1), desde nuestro punto de vista, dado que hizo un diagnóstico de la realidad venezolana y definió un camino para enfrentarse a la realidad analizada. Vamos a examinar el discurso preparado, escrito y leído al país en cadena nacional por el Presidente de la República, casi 5 años después de haberlo pronunciado, para hacer un balance a la luz de la realidad actual.

Veamos primero el diagnóstico:

      “…Conviene subrayar que la economía venezolana atraviesa una coyuntura especial, toda vez que el aparato productivo del país está siendo impactado de una manera muy aguda por una serie de distorsiones como son: la especulación, el acaparamiento, el contrabando, el mercado de divisas ilegal (…) la obstinada tendencia de ciertos factores económicos a pretender obtener ganancias sin producir para ello. Parece un asunto de la mayor importancia establecer quiénes se han aprovechado de estos flujos, cuáles son los grupos de poder y sus relaciones con la Banca, con la actividad aseguradora y con el mercado de valores, hacia allá vamos, que nadie tenga duda de ello.” 

Luego dice:

      “Para poder convertir a la corrupción en un negocio extendido, tenían que ir debilitando y desmotando progresivamente al Estado y sus instituciones, sobre todo aquellas encargadas de administrar justicia, y es que no existe mejor caldo de cultivo para la corrupción que la inefectividad de las instituciones, vale la pena preguntarnos hasta qué punto la renta petrolera acentuó y multiplicó el peculado y la venalidad en Venezuela, no queremos caer en posiciones fatalistas, pero es innegable que la realidad histórica de un Estado rentista, junto con las deformaciones que genera la ganancia fácil tiraron a la moral nacional por un despeñadero, la convirtieron en una ruina, un Estado que no se construyó a partir de la producción, era un Estado extremadamente débil y extremadamente vulnerable, de allí la facilidad con la que pudo ser capturado por la burguesía y sus métodos para capturar y poner la renta al servicio del robo sistemático de los dineros que debieron haber sido públicos.” 

Va concluyendo el diagnóstico:

      “Hoy por hoy la burguesía sigue buscando de diversas formas mantener el control de la renta petrolera, es el centro del debate, de la batalla nacional e internacional (…) No nos llamemos a engaños, si a nuestra parásita e importadora burguesía criolla le sigue correspondiendo alrededor del 70% del producto interno bruto, quiere decir que la dinámica económica todavía está lejos del socialismo, muy lejos compañeros, camaradas, compatriotas, pueblo que nos escucha, no en vano la burguesía se dedica fundamentalmente al comercio, ello le permite la más rápida y fluida captación de la renta petrolera y por allí se desangra el país (…)” .

Hasta aquí el diagnóstico, se establece un nexo entre la corrupción y el rentismo petrolero. Además, este diagnóstico es la base sobre la cual se busca establecer nuevos actores económicos (y los viejos que se porten bien) para ahora sí producir. Veamos otra cita:

      “Como consecuencia, también de este modus operandi, la espiral de importar barato y revender lo más caro que se pueda para engullir a todo nuestro pueblo al costo de alimentar y robustecer a la burguesía parasitaria, abramos los ojos compatriotas, dónde están quienes saquean a este pueblo todos los días, dónde están, de dónde vienen (…) De modo que los desbalances y dificultades serias que padece actualmente, las afectaciones que padece la economía venezolana no obedecen al funcionamiento estructural del capital y sus consecuentes crisis reales sino a un empresariado apátrida y voraz que en conchupancia con el funcionariado corrupto termina pervirtiéndolo todo, especulación, acaparamiento y desabastecimiento inducidos, son apenas las caretas más visibles para inocularle a nuestro pueblo la creencia de que el modelo encarnado por la revolución no sirve, lo que no encaja con la pujanza, entre comillas, de esa misma burguesía parasitaria y sobre esta base cabalgan en el sabotaje de la economía real. Afortunadamente ha venido creciendo poco a poco un área productiva nueva que expresa una Venezuela que empieza a lograr una economía diversa y productiva, hacia allá debemos apuntar todo nuestro esfuerzo, hacia acelerar la transición hacia una economía productiva, diversificada, que descanse en el trabajo, en la creación de riquezas, que descanse en el esfuerzo colectivo del país, que descanse en una poderosa economía socialista y en un poderoso empresariado nacional productivo. Cuenten con esto compatriotas, cuenten ustedes con todo nuestro apoyo, estos nuevos actores económicos que son dignos merecedores de nuestro respeto y nuestra compañía.” (Resaltado nuestro)

Hasta aquí las citas del discurso en la Asamblea, ya contamos con el diagnóstico y la solución que se dará a la “enfermedad”, no obstante, sin falsas pretensiones debemos establecer nuestra posición una vez comprendido el escenario.

Luego de 5 años los nuevos empresarios productivos siguen sin producir, “los héroes” no han realizado ninguna hazaña, lo cual demuestra que el problema no es pasar de la oligarquía financiera y comercial a la industrial, no es cambiar unos empresarios por otros, sino construir una poderosa economía de propiedad social, una zona económica socialista que permita la planificación integral de todo el circuito económico, que controle la producción y la distribución, allí se deben hacer ensayos de transacción no mercantil, de relación laboral diferente, de control y participación en la elaboración del plan por parte de los trabajadores.

La Comisión Central de Planificación está contemplada en la estructura del Estado pero no ha sido lo suficientemente ponderada en su importancia. Para avanzar en la actual coyuntura proponemos la instalación de esta Comisión para que dirija, planifique y controle el desarrollo de la zona económica socialista.

Este es el germen del nuevo estado, esta zona económica socialista permitirá el impulso de las nuevas relaciones de trabajo a través de un nuevo sistema de gestión, del trabajo productivo voluntario, desde el ejemplo de los dirigentes, con metas de producción de acuerdo a las necesidades sociales, un sistema de contabilidad de las horas de trabajo, los excedentes creados, un sistema de estímulos morales y materiales de naturaleza social, planificar el destino de esos excedentes y conectar a quienes los producen con los que los reciben. Todos trabajando para la sociedad de la cual somos parte, sin intermediarios, sin “empresarios productivos”.

La compulsión moral recorrerá toda la nación, ningún chavista, ningún patriota dejará de dar su aporte, después del 20 de mayo es buen momento para iniciar la derrota de la guerra económica y las veleidades reformistas.

 

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

Fuentes:

  1. (1) Todas las citas provienen del discurso pronunciado por el Presidente Nicolás Maduro Moros en la Memoria y Cuenta presentada al país en la Asamblea Nacional, 8 de Octubre de 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top