skip to Main Content
LAS PROPUESTAS DE PASCUALINA CURCIO

EDITORIAL: LAS PROPUESTAS DE PASCUALINA CURCIO

¿Alguien duda que hay que dejar de darle las divisas a los capitalistas? ¿Alguien duda que para el que vive de su salario es inviable la situación de los precios? ¿La situación es enteramente atribuible a la guerra económica y la amenaza imperial o podemos tomar algunas medidas efectivas?

No vamos a analizar el asedio imperial en ciernes, no lo subestimamos pero consideramos un imperativo tomar medidas urgentes para iniciar la recuperación económica, justamente para poder hacer frente al asedio. Tampoco vamos a agotar todas las propuestas en este escrito, pretendemos precisar las medidas centrales que reviertan la tendencia de la situación económica y nos permitirían tomar la iniciativa.

Pascualina Curcio ha propuesto algunas medidas urgentes que queremos mencionar aunque no las compartimos en su totalidad, y aclaramos que no las mencionamos porque adversemos a Pascualina, no la conocemos pero admiramos y respetamos su disposición a proponer con rigor y seriedad, su capacidad de síntesis, su lenguaje entendible y dominio de los temas que aborda. En su artículo ¿Qué hacer? (1) Expone un diagnóstico sucinto y medidas concretas:

      “La causa de la escalada de precios desde el 2013 (no la única, pero sin duda la determinante) es la manipulación del tipo de cambio en los mercados ilegales. Es imprescindible y estratégico evitar que, terceros, marquen un supuesto valor del bolívar. La tarea es destruir la principal y más poderosa arma de la guerra económica: el ataque a la moneda.” 

Sin duda, es vital detener esta práctica que tiene efectos brutales para la población, Pascualina propone:

      “Para impedir que arbitrariamente las manos de papel del imperialismo marquen el supuesto valor del bolívar y generen desconfianza hacia la moneda, se sugiere anclarlo a la cantidad de oro que está en las bóvedas, cuyo precio solo se fija en el mercado internacional. Los chinos, los rusos y hasta los norteamericanos están haciendo lo propio. Con la diferencia que mientras ellos deben comprar el oro, nosotros lo tenemos en las minas.”

Para nosotros la solución pasa por detener la asignación de divisas a los sectores que alimentan el mercado ilegal, las cotizaciones tienen efecto real porque el mercado ilegal es alimentado indirectamente por el Estado al asignar divisas a los sectores corporativos privados, estos sectores cubren sus costos en bolívares con una fracción de la asignación (fracción que alimenta al mercado ilegal), importan insumos con otra parte y centrifugan el resto al exterior. Además, existen mecanismos que el propio Estado ha denunciado como ese de tener una empresa en el extranjero (propiedad de testaferros de los mismos que importan desde Venezuela) que infla los precios de las mercancías, así logran obtener muchas más divisas de las que les correspondería.

Siendo así, la solución desde nuestro punto de vista comienza con el corte del flujo de divisas hacia estos sectores. Existen al menos dos opciones: una, que los sectores privados importen con sus divisas (las que acumularon durante años de subsidios del Estado). La otra opción, que el Estado les asigne insumos y mercancías tasadas en bolívares, ni una sola divisa más.

Finalmente, queremos referirnos a otra de las afirmaciones de Pascualina en el artículo citado:

      “… Con un precio del petróleo en 50 $/barril, incluso con un paro silencioso de 1.500.000 de barriles diarios de producción, deberían ingresar por lo menos $30.000 millones. Los compromisos de deuda no llegan a $10.000. Debemos ajustar las importaciones a $15.000 (más que suficiente). Mantener el control cambiario. Evitar la fuga de divisas. Cerrar, de una vez por todas, las venas que aún siguen abiertas.”

Estas cifras aproximadas, que deberíamos conocer por vías oficiales, demuestran que la situación financiera del país y PDVSA no son todo lo catastróficas que muchos opinadores expresan, a pesar que la idea del bloqueo también es tan flexible como haga falta. Racionalizar el uso de las divisas, planificar el destino de los ingresos del país de acuerdo a las necesidades sociales y no a las del capital es el secreto, el Estado debe ejercer su rol.

Definir en 15 mil millones de dólares las importaciones sería un gran paso, implicaría definir qué se importa y qué no, en qué cantidades. Pero además, el Estado podría fortalecer sus redes de distribución, las ya existentes. Por ejemplo, en un momento Mercal llegó a atender a 15 millones de personas, hay que retomar desde la planificación de todo el circuito económico del país estas redes (Pdval, Bicentenario, Casa). Todo lo anterior, sin la necesidad de endeudarnos como dice Pascualina en el punto 6 acápite f del artículo en cuestión.

La corrupción que se argumenta en contra del Estado para negar estas propuestas niega la corrupción privada, y niega el establecimiento de un nuevo sistema de gestión, automatizado, con fuerza de trabajo calificada (que está en el país), con la participación de los trabajadores en el control y diseño del plan, y la incorporación del poder popular organizado desde una confederación nacional de comunas y consejos comunales. Las propuestas son integrales, aquí sólo las mencionamos, y estamos dispuestos a acompañarlas, paulatinamente las iremos publicando exponiendo todo su alcance.

Algunos compañeros critican que se asuma la situación del país sólo desde el ámbito cambiario  y las importaciones, y no se aborde la política de industrialización. Ya hemos escrito sobre el asunto un editorial (y volveremos sobre el tema), a efectos de este escrito queremos decir que lo expuesto aquí es vital también para la industrialización, porque detener la transferencia de la renta a manos privadas permitiría acometer las inversiones necesarias para el desarrollo de una poderosa zona económica socialista, donde no sólo se socialicen los medios materiales de producción sino también los espirituales.

 

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

Fuentes:

(1) Pascualina Curcio. ¿Qué Hacer?

https://www.tatuytv.org/index.php/analisis-y-opinion/economia/4118-economia-que-hacer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top