skip to Main Content
Si El Pueblo Es La Vanguardia… 3

EDITORIAL: SI EL PUEBLO ES LA VANGUARDIA…

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Si el pueblo es la vanguardia por qué no le damos poder real? ¿Por qué sólo le damos tareas electorales y de distribución de alimentos?

El Presidente en su alocución ante la ANC (1) se refirió a este asunto, además lo hizo desde la autocrítica, esto dijo:

      “…Escuchemos bien el clamor de un pueblo y también sus silencios, aprendamos a escuchar el clamor y los silencios del pueblo, que ha pasado sin sabores, con paciencia, con conciencia, que ha enfrentado dificultades de la guerra económica, eléctrica, política, psicológica de distinto signo(…) En Venezuela el pueblo es la vanguardia, como dice un amigo mío, desde hace tiempo, en Venezuela el pueblo es la vanguardia, hay que escribir eso y desarrollarlo, porque en Venezuela el pueblo va adelante con las ideas, con el trabajo, con el ejemplo, con el sacrificio, con la sonrisa, con el optimismo, el pueblo va delante de todos nosotros, en eso soy dogmático, no creo que ninguno de nosotros vaya delante del pueblo, lo creo (…) aquí va adelante ese pueblo hermoso, y no lo estoy sublimando, o mitificando, no, es una realidad venezolana, porque es el pueblo glorioso de los libertadores, además es el que captó, que recibió, la siembra espiritual de nuestro Comandante Chávez. Si algo forjó nuestro Comandante amado, fue la conciencia de ese pueblo, la visión estratégica, la visión histórica…”

Estamos de acuerdo con el Presidente, es el pueblo quien lleva el peso de la situación económica adversa que vivimos. Por eso consideramos vital superar la naturaleza de las tareas que el pueblo asume, vinculadas a lo electoral, a la distribución de alimentos. Nosotros creemos que es necesario involucrar al pueblo con las causas de los problemas, desde la organización de un tejido que vaya desde las bases, desde los consejos comunales y comunas, hasta la dirección nacional de una poderosa confederación capaz de acompañar a la dirigencia del país como soporte y control de la construcción del nuevo Estado.

No serán los mismos funcionarios quienes se transformen a sí mismos mientras las estructuras del Estado sigan siendo fuente de privilegios, mientras el Estado esté puesto al servicio de la transferencia de la renta petrolera a sectores privados seguirá existiendo el soborno y la corrupción.

La confederación permitiría que los delegados parroquiales, municipales, estadales y nacionales conformen un poderoso tejido social y político del poder popular, donde la organización es para el trabajo, donde las responsabilidades asumidas no son un trampolín para un cargo en el Estado o una candidatura de concejal, alcalde o gobernación. Donde la información fluye desde la base hasta lo nacional, y desde lo nacional hasta la base. Donde los delegados o voceros nacionales siguen viviendo en su localidad, no tienen escoltas, asistentes con laptos y celulares corporativos, y si tienen que viajar a Caracas no se quedan en el Meliá sino en cualquier sector popular que forma parte de la confederación determinado con anterioridad.

La Confederación Nacional parte de la base, debe conocer cada sector del ámbito territorial donde opera, hacer un censo para determinar las principales necesidades de la población de ese lugar y diseñar las políticas que se desprendan de esas necesidades reales detectadas, junto a la instancia del Estado en ese territorio, en este caso el alcalde. Así también en la instancia estadal y nacional, todas funcionando orgánicamente. Con una organización así, se puede controlar desde quién recibe las cajas del clap hasta cada divisa que ingresa al país, además existen herramientas técnicas para automatizar cada proceso, aunque eso no es un problema sólo técnico, y en todo caso, en el seno del pueblo viven también los técnicos comprometidos con este proceso, y a veces hasta desempleados. La confederación además debe contar con un sistema de formación permanente que se ocupe de la formación técnica y política, sobre este sistema hablaremos en posteriores editoriales.

El Presidente también se refirió a la dirigencia, y habló con crudeza:

      “…Y lo primero que llamo es a la transformación del liderazgo de la revolución, una transformación de la jefatura de la revolución. No estamos haciendo lo suficiente, ni lo estamos haciendo bien, hay cosas buenas que hacemos, pero no quiere decir que las estamos haciendo bien ni estamos haciendo lo suficiente, no. No nos caigamos a coba nosotros mismos, no le caigamos a coba a nadie en este país. Hace falta una gran rectificación profunda…”

Si el pueblo es la vanguardia entonces la rectificación debe ir de la mano del pueblo, y para que el pueblo se exprese de verdad, desde sus necesidades más sentidas, debe estar organizado, de allí la propuesta de la Confederación. Llegó la hora, esta es la prueba de fuego para demostrar que el Estado confía en el Poder Popular y su sabiduría, pero además es momento para el Poder Popular de demostrar que puede asumir tareas importantes para toda la sociedad y no sólo tareas que beneficien grupos, sectores o gremios específicos.

La idea de la Confederación no es nuestra, es del propio Comandante Hugo Chávez, la expresó en varias ocasiones, para concluir este editorial dejamos para muestra un botón:

      “…Yo quiero, les pido que empiecen a organizar en cada estado, la Federación de los Consejos Comunales y los Alcaldes lo que tienen que hacer es estar subordinados a eso, empujando, ayudando y los Gobernadores donde haya (…) debemos trascender ahora lo local, y debemos crear, ir creando por Ley en primer lugar, una especie de confederación local, regional, nacional de Consejos Comunales. Tenemos que ir marchando hacia la conformación de un estado comunal (…) y éste sin duda, debe tener fuertes elementos geográficos que la unifican, fuertes elementos culturales que la unifican, fuertes elementos incluso antropológicos, históricos, humanos, muchas veces hasta étnicos (…)Ustedes elegirán quiénes van a ir a ese Consejo, será como un consejo de gobierno de ese espacio. Más adelante debemos marchar hacia una Confederación más amplia de Consejos Comunales hasta que abarquemos todo el país. No debe quedar en el futuro, ni un sólo espacio donde no funcione un Consejo Comunal, donde no haya una comunidad organizada(…) La explosión del poder comunal, los consejos comunales pero transcendiendo lo local (…) confederaciones de consejos comunales que vayan asumiendo cada día más poder, todo el poder para los soviet decían allá en la Rusia comenzado la revolución socialista, todo el poder para los consejos comunales, el poder para el pueblo y el primero de ellos el conocimiento, la organización…” (2)

 

Fuentes:

(1) Video del discurso del Presidente Maduro en la ANC, 24 de mayo de 2018

https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=irm7qJDY55s

(2) Fragmento del Aló Presidente N° 263, 21/01/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top