skip to Main Content
Entre La Soberbia 2

EDITORIAL+VIDEO: ENTRE LA SOBERBIA Y LA SUMISIÓN

 

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Por qué se tolera más a un banquero que a un comunero? ¿Por qué se expresa sumisión con las clases dominantes y soberbia con el pueblo sencillo? ¿A qué obedece este comportamiento? ¿Sólo está permitido decir lo que quieren escuchar?

Un amigo siempre me decía, uno tiene que estar pendiente de las señales, por ejemplo, cuando levantas la mano y recibes finas gotas de lluvia es señal de que va a llover. Simple y obvio, pero en efecto, hay señales que son síntomas que nos indican una tendencia, también ocurre esto con las enfermedades, muchas veces al manifestarse los síntomas es posible atender a tiempo debilidades en nuestro organismo.

En política también se manifiestan síntomas que expresan tendencias, posiciones ideológicas, que indican la necesidad de rectificar.

El diálogo convocado por el Presidente de la República hasta ahora no ha brindado frutos al pueblo llano y sencillo, que hoy no puede vivir de su trabajo, mientras los directivos de Banesco y autores de delitos de violencia política ya fueron liberados, y retrasamos la reconversión monetaria como los banqueros le propusieron al propio Maduro.

Este editorial es un desagravio al comunero Junior Mejías, a quien no conocemos pero que asumimos como un camarada comprometido con la revolución, uno de esos resteados que soporta la guerra económica estoico y vota, y apoya a la revolución en lo cotidiano, desde las comunas. Junior fue fustigado por el Presidente Maduro y sin embargo, estuvo a la altura de las circunstancias que tal vez fueron incómodas para él, en ningún momento fue irrespetuoso, desmesurado. Para ratificarlo, transcribimos el intento de diálogo que tuvo este compañero comunero el pasado 7 de junio con el Presidente de la República (1):

Presidente Maduro: ¿Qué querían plantear ustedes de las escuelas? ¿Quién va a decir algo de eso? Compañero aquí, ojos verdes ¿tú eres batman? Robin, Batman y Robin.

Comunero: Presidente buenas noches, en el punto de la seguridad, para nosotros…

Presidente Maduro: (Interrumpe) No, el tema de la seguridad no. Ustedes estaban gritando un tema de las escuelas, es lo que yo quiero escuchar, no improvises, si tú no tienes el tema deja que hable otro compañero.

Comunero: Sí, sí lo manejo Presidente.

Presidente Maduro: ¿Sí lo tienes?

Comunero: Claro…

Presidente Maduro: ¿Cómo te llamas tú?

Comunero: Junior Mejías

Presidente Maduro: ¿Jurio?

Comunero: Junior Mejías

Presidente Maduro: El junior, dale pues…

Comunero: Presidente, sabe que nosotros los comuneros somos unos sujetos políticos con una visión integral. Cuando los compañeros plantean el punto de las escuelas, verdad. Es muy importante para nosotros el proceso de la infraestructura, desarrollar la infraestructura en nuestro territorio, pero más importante Presidente, es que se asuma la cultura, la educación, de una nueva forma de gobierno desde la escuela, porque si nosotros analizamos Presidente…

Presidente Maduro: (Interrumpe) ¡Tas tirando flechas compadre!

Comunero: No, no…

Presidente Maduro: ¿Quién va a tomar la palabra por allá? ¡Tas tirando flecha de la buena oíste! ¡Premio Guaicaipuro de Oro! ¿Quién va a hablar de ustedes? ¿Tú flaco? Dale la palabra al flaco que está aquí mira.

(Desaparece el comunero de las pantallas mientras el Presidente lo fustiga).

Los comuneros tiran flechas pero los banqueros no. Arístides Maza Tirado, el presidente de la asociación bancaria nacional, que agrupa a las pobres “cucarachitas financieras” como él mismo se define, ese señor sí puede afirmar: “…Gracias a esa concertación hemos podido insertar políticas particulares del sector privado a las grandes políticas nacionales”.

El indio Guaicaipuro, símbolo eterno de la resistencia indígena, puede ser utilizado para intentar ridiculizar, pero si alguien propusiera irónicamente el premio nobel de economía para Castro Soteldo seguramente sería tomado como ofensivo, merecedor de ser tildado de escuálido al que lo proponga.

Martí escribió: «El vino, de plátano; y si sale agrio ¡es nuestro vino!». Nosotros decimos, así los comuneros tiren flechas (que no es el caso de Junior Mejías en nuestro criterio), son nuestros comuneros, nuestra gente, la base social de apoyo de la revolución, expresión concreta de lealtad al legado de nuestro Comandante. Son los compañeros y compañeras que apoyan incondicionalmente a pesar del “surrealismo trágico” que vivimos.

Si existiera una organización nacional, una Federación Nacional Comunal, que integrara a los voceros de los Consejos Comunales y las Comunas en las instancias parroquiales, municipales, estadales y nacional, si funcionara ese tejido social comunicándose desde lo local hasta lo nacional, entonces el problema de las escuelas, o cualquier otro problema local, llegaría con facilidad a las instancias de gobierno correspondientes para su solución.

Lo sucedido con Junior Mejías es un mal síntoma, no permite vislumbrar el gobierno comunal que se pregona, ojalá exista la disposición a rectificar, a superar la soberbia y la sumisión que siempre son malas consejeras.

 

Fuentes:

(1) Acto con los Comuneros y Comuneras en la Plaza Bicentenaria del Palacio de Miraflores. Ver Video completo (la intervención de Junior Mejías se produjo luego de 1 hora 22 minutos aproximadamente).

https://www.youtube.com/watch?v=W1e5HImQAuY

This Post Has 2 Comments
  1. Efectivamente, quizá no se trate de soberbia, pero sí de SABER ESCUCHAR. Parafraseando a algún catedrático cubano en alguna ocasión: parece ser que el ser humano tiene tan solo una lengua, pero cuenta con dos oídos; lo que significa que nuestra naturaleza debe estar más inclinada a escuchar que a hablar.
    En estos momentos, es SUPREMAMENTE IMPORTANTE DEJAR QUE LA GENTE HABLE! No siempre el pueblo da sus señas comenzando por donde el gobernante quiere y cuando ese pueblo quiere y se sabe conducir, el gobernante no debe ser más que un silente observador: es una de las frases que aprendí en el libro HUGO CHÁVEZ, EL ALMA DE LA REVOLUCIÓN EN CRISTO Y EN BOLÍVAR, del general Pérez Arcay, maestro del Comandante.
    “Que haga señas el mudo, que pinte una casita el niño, el sol, las estrellas… todos debemos hablar”… Se le oyó decir al Comandante Chávez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top