skip to Main Content
CÓMO SE MANIFIESTA LA LUCHA IDEOLÓGICA

EDITORIAL: CÓMO SE MANIFIESTA LA LUCHA IDEOLÓGICA (A 90 años del Natalicio de Che)

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿La lucha ideológica se manifiesta sólo respecto de la oligarquía o existe en el seno de la revolución? ¿Cómo podemos identificar las distintas formas que toma la intensa lucha ideológica en el seno de la revolución?

Transitamos un momento difícil para la revolución iniciada por Chávez, se quiera o no reconocerlo, la confusión campea, se han difuminado las certezas, las guerras que se pregonan no tienen enemigos, la reconciliación nacional implica banqueros, dueños de medios de difusión, autores intelectuales de delitos de violencia política, empresarios, senadores gringos, espías de la CIA… lo cierto es que el pueblo aparte de reconciliarse con sus enemigos tiene que sobrevivir como pueda, tirar flechas, como diría Maduro.

El principio ideológico que guía al gobierno es la sustitución de oligarquías, esto es, la colaboración de clases, un nuevo pacto de punto fijo que incluye a los actores económicos y políticos de la derecha que se quieran sumar, junto a los nuevos ricos de este lado que se fortalecen a costillas de la crisis. Los que andan pataleando en la derecha son los desplazados, los que quedaron por fuera, sirven para aparentar que el gobierno y la oposición son cosas distintas. En honor a la verdad, no sabemos quiénes adversan esta entrega y siguen en el gobierno, ojalá tengan en algún momento la valentía de decirlo.

Respecto a Estados Unidos el pacto simplemente es otorgarles todas las concesiones que piden en lo económico a cambio de que acepten que la derecha para desalojarlos del poder tiene que ganarles en elecciones. El bloqueo, las sanciones y amenazas de intervención sirven para justificar las concesiones que hace el gobierno y para aparentar enfrentamiento. Si Estados Unidos profundiza las medidas en contra del país es porque tiene claros sus objetivos estratégicos, no quiere decir que no haya pactado con el gobierno.

Esta sustitución de oligarquías se pretende hacer de la mejor manera, es decir, atendiendo al pueblo. Mientras se permite el despliegue del capitalismo en todos los ámbitos, se intenta contener las consecuencias sociales con un sistema de protección que además permite el control social de la población.

Sabemos que es muy duro decir todo esto, pero al pueblo hay que hablarle con la verdad. Esa es la realidad, no se puede vivir del salario, hemos logrado lo que sueña cualquier capitalista, los salarios por debajo del 1% de los costos, el gobierno entrega bonos, cajas de comida, becas escolares, es decir, el gobierno trata de que se reproduzca la vida del pobre (ya no lo tienen que hacer los capitalistas) y a la vez garantiza las fabulosas ganancias a los usufructuarios del pacto.

El Che al referirse a la Revolución Cubana, afirmaba refiriéndose al período de construcción del socialismo, algo que pudiera ser tomado como exageración: “Este transcurre en medio de violentas luchas de clase y con elementos de capitalismo en su seno que oscurecen la comprensión cabal de su esencia.” Eso es lo que nos sucede, hemos asumido el pragmatismo de la dirigencia sin atender a la ideología que guía la acción.

La lucha de clases, la lucha ideológica se manifiesta en cada aspecto de la vida, desde el más sencillo, hasta el más complejo. No podemos seguir confundiendo el origen de clase con la ideología de clase. Páez era un lancero ejemplar, llanero de pura sepa, y terminó tocando piano en Nueva York luego de fragmentar la Gran Colombia y proscribir al Libertador. Si queremos un ejemplo contemporáneo miremos el propio proceso conducido por Chávez. Baduel, el mismo que participó en “el rescate de la democracia” como hablan los reformistas de abril de 2002, ese Baduel se abrió cuando Chávez en el terreno ideológico avanzó al socialismo.

Ya nadie recuerda a aquél jefe de Empresarios por Venezuela (Empreven), que era un empresario productivo, patriota, no era parásito rentista, pero terminó con aquél Banco Real, en cuya directiva figuraba el hermano del flamante actual embajador de Venezuela en Austria. Chávez lloró de dolor en un Aló Presidente pero sabía que la ideología detrás de todo eso acabaría con la revolución si seguía siendo estimulada. Así fueron desplazados Morales (hoy en Sudeban), Jessi (embajador y enlace con la ONUDI), Delcy (hoy Vicepresidenta), los dos Tarek (el fiscal y el vicepresidente económico), Pérez Abad (Banco Bicentenario), además de bufones ideológicos como Winston (presidente de Tves), Mesuti (Casa del Artista y Somos Venezuela)… Todos expresión de la ideología que queríamos superar. Ahora el impulso a los valores del capitalismo es algo cotidiano, desde la lucha de todos contra todos económica, hasta los programas de chismes, horóscopo, novelas… y la desnaturalización de los programas de opinión que quedan, hoy todos haciendo apología a la paz boba que nos imponen.

Nosotros seguimos sin asumir la profunda lucha de clases que se desarrolla en el seno de la revolución, el pueblo en su negación de la realidad exigió el cambio de gabinete, creyendo que se trata de incluir jóvenes (que lo que quieren es cargos), caras nuevas (que pertenecen a las mismas tendencias representadas en el gobierno), y así todo mejorará. Desde hoy sin temor a equivocarnos nos atrevemos a decir, que el nuevo gabinete no logrará mejorar la situación económica, al menos no la nuestra, la de los empresarios sí que mejorará. El otrora Vicepresidente que fracasó con el plan 50, que regañó picándole el ojo a los empresarios para que pusieran los precios que habían acordado, ahora es vicepresidente económico, y su primera medida fue convocar asesores extranjeros desconociendo las propuestas que desde varios sectores de la sociedad se hacen, asesores que como Serrano Mancilla, alías Jesucristo, no atinarán a resolver nada y cobrarán las divisas que supuestamente escasean para otras cosas.

Sólo hay una opción para el pueblo, llegó la hora de organizarse, de construir el poder real de los pobres, un poder popular que controle el Estado o forje uno nuevo. Proponemos la conformación de la Confederación Nacional del Poder Popular, que agrupe una Federación Nacional Comunal, una Federación Nacional de Trabajadores y una Federación Nacional de la Defensa Integral de la Nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top