skip to Main Content
¿No Hay Estado?

EDITORIAL: ¿NO HAY ESTADO?

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Entre tantas cosas por las cuales preocuparse sabemos dónde está la fuente de los problemas? ¿Dónde se originaron? ¿Es el Estado una víctima o es culpable por omisión?

Es increíble como la situación empeora sin que nadie pueda hacer nada. Son muchas las expresiones de la realidad que confirman la grave situación.

La tasa de cambio para personas jurídicas en las llamadas casas de cambio (como Italcambio) es de 2 millones 200 mil bolívares. Ya el gobierno no se queja de dólar today y el resto de las páginas que cotizan tasas de cambio, la tasa DICOM de 80 mil bolívares es una falacia que esconde la claudicación que justifican a partir de condiciones que contribuyeron a crear.

Tan temprano como Enero del año 2014, Pedro Palma, connotado contrarevolucionario, escribió un artículo que titulaba “La inflación y su solución”. Palma es Economista, Profesor del IESA, socio fundador de Ecoanalítica-metroeconómica, individuo de número fundador de la Academia Nacional de Ciencias Económicas de Venezuela desde 1984, y para no redundar, fue presidente de Venamcham (2000-2002).

En el artículo citado decía el ilustre contrarevolucionario: “el aumento de los costos de producción ha impulsado los precios al alza. Además del encarecimiento de los factores de producción, los costos esperados de reposición se han disparado como producto de las dificultades cada vez mayores para tener acceso a las escasas divisas preferenciales, y del alza desmedida del tipo de cambio en el mercado paralelo o negro. Esto ha generado mayor inflación, pues aun cuando los productores estén produciendo con insumos que importaron con dólares preferenciales, o los comerciantes hayan importado los productos que venden con ese tipo de divisas, no pueden establecer los precios de sus bienes basados en ese costo, ya que cada vez es menos probable que en el futuro sigan teniendo acceso a esas divisas subsidiadas, lo que aumenta sus costos de importación. Eso los lleva a aumentar los precios hoy para mañana contar con los bolívares necesarios para comprar los dólares más caros. Todo lo anterior, combinado con unas bajas inversiones que limitan la eficiencia y la productividad de muchas empresas debido a la actitud hostil y de amedrentamiento gubernamental, explica en buena medida las altas y crecientes presiones inflacionarias actuales.”

Además, Palma hacía sus vaticinios que más bien eran amenazas (que cumplieron gracias a la inacción del Estado): “Decir que la inflación es producto de la especulación masiva y de una guerra económica que hay que abatir a través de controles de precios y de márgenes de ganancia, es ignorar las verdaderas causas que la originan. Esas medidas no solventarán el problema. Por el contrario, lo agravarán, ya que después de una posible moderación inicial del aumento de precios, arreciará la escasez y vendrá un rebote inflacionario.”

Da impotencia, para no decir groserías, como las condiciones en las que estamos ha podido evitarlas el Estado y el Gobierno. Claramente se observa como los privados recibían (y aún hoy las siguen recibiendo) las divisas preferenciales, y sin embargo subían los precios (y aún hoy los siguen subiendo) a partir de una incertidumbre autoinfringida, es decir, argumentaban no saber si tendrían acceso a las divisas preferenciales y aumentaban los precios para obtener más bolívares que permitieran acceder a las divisas del mercado ilegal que ellos mismos alimentaban.

Ahora bien, el detalle está en que las divisas del mercado ilegal también provienen de las divisas que otorga el Estado. De aquellas tasas de cambio preferenciales para alimentos y medicinas los privados hicieron fiesta. Alimentaban el mercado ilegal que se fue fortaleciendo gracias a los que accedían a él aumentando los precios. Luego vino dólar today a terminar de completar la sustitución de facto del Estado, nos sustituyeron en las narices la política cambiaria, y eso en Venezuela significa afectar la política monetaria y la fijación de precios.

La tasa de cambio la fijaba dólar today y el acceso a las divisas en el mercado ilegal con esa tasa de cambio fijaba los precios de bienes y servicios. Mientras tanto el Estado continuaba entregando divisas a los privados a tasas irrisorias. La solución hoy sigue siendo cortar ese flujo de divisas a los privados, sólo así se puede tomar control de la fijación de la tasa de cambio.

En Venezuela, como hemos expuesto en otros editoriales, si el ingreso petrolero baja, ya no estamos ante un escenario de abundantes divisas entrando a las cuales le corresponden abundantes bolívares circulando. Son ahora limitadas divisas y la masa de bolívares suficientes, incluso a partir de la devaluación que sea “necesaria”. Pero una cosa es devaluar obligado por la baja en el ingreso de divisas y las obligaciones de deuda que hay que deducir de ese ingreso petrolero a la baja, y otra es afirmar que la inflación se origina allí, en todo caso eso lo que demuestra es que el sector privado es dependiente de las divisas que les otorga el Estado y además demuestra que es incapaz de producir sus propias divisas.

No habrá inspección de mercados municipales, expo feria potencia, aumentos de salarios y bonos de la patria, cajas clap, que resuelva la grave situación en la que estamos si el gobierno no entiende el rol del Estado y persiste en su claudicación ideológica a un sistema que llaman mixto pero que en realidad es capitalista y más salvaje que el que denunciaba aquél Papa de la iglesia católica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top