skip to Main Content
NO HAY EVIDENCIAS DE MEJORÍA 2

EDITORIAL: NO HAY EVIDENCIAS DE MEJORÍA

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Existe alguna evidencia de mejoría de la situación? ¿Y el plan 50?

El deterioro sigue su curso, la realidad es más terca que el gobierno, dictamina ante incrédulos y devotos.

Las mesas de trabajo del plan 50 no avanzan, son profesión de fe de los ministros. Están estudiando los costos de producción con los datos que les dan los mismos empresarios, es increíble como se profesa una fe ciega en las premisas reformistas, hacen parecer pesimistas las frases de los libros de autoayuda. Se cree que porque algo se afirme ya es la realidad, que se obtendrán buenos resultados declarándolo.

Por su parte, la sociedad se fragmenta, ya no hay parámetros, se puede comprobar en las calles, no hay ni semáforos, y si funcionan nadie los respeta, es normal ya el transporte en los camiones llamados perreras, en ellos han muerto personas, jóvenes estudiantes, y las autoridades los muestran en sus cuentas de twitter como una respuesta al pueblo.

El gobierno actúa como en aquella película good bye Lenin, donde a una señora que había caído en estado de coma, despierta, y su hijo crea las condiciones para simular que continuaban en la República Democrática Alemana, cuando en la realidad había caído el muro de Berlín y se habían unificado las dos Alemanias adoptando el sistema capitalista. El gobierno pretende hacernos creer que lo que hacen es continuidad de la Revolución de Chávez.

Veamos un pequeño ejemplo. El ministro de alimentación desde su mesa del plan 50 escribe en twitter:

“Comprometidos con los intereses del pueblo venezolano y junto al sector empresarial patriota, damos la batalla contra la inflación y especulación inducida por la Guerra Económica, emprendida por el imperialismo contra el salario de los trabajadores.”

Para este ministro los intereses del pueblo y los intereses de los empresarios patriotas son afines, además existen empresarios patriotas, ojalá no sean como aquel de empreven (empresarios por Venezuela) que terminó huyendo con los reales del banco que había fundado patrióticamente. Ven patriotismo por todos lados.

Dan la batalla contra la especulación y la inflación junto a los especuladores, y la inflación será inducida por los que soplan el globo que pronto les explotará en la cara. Y se culpa al imperialismo pero se reconcilian con sus lacayos. Como no puede usar la retórica contra los empresarios porque los acaba de llamar patriotas, entonces echa mano del recurso del imperialismo, el cual para este ministro no es la fase superior del capitalismo que no combate sino un fetiche con las cualidades que él le asigne, en este caso, el imperialismo es un emprendimiento contra el salario de los trabajadores.

Ya no engañan a nadie, las evidencias los desmienten, no podrán acordar ningunos precios porque legalizaron el dólar paralelo, y si llegaran a acordar algún precio, no lo podrían mantener en el tiempo y sería en todos los casos muy alto para el salario de los trabajadores. En última instancia están defendiendo a los empresarios patriotas.

Mientras juegan en las mesas de la claudicación, cada día se fragmentan familias, todo se desnaturaliza, se deshumaniza, sabemos de casos de madres que dicen que ahora viven mejor porque sus hijos se fueron y les envían dinero. O madres que se van y dejan hijos pequeños al cuidado de familiares, y los niños no saben cómo procesar el abandono, ni sus familiares tampoco.

Hay escuelas donde al llegar un padre sin avisar, encuentra salones sin maestros, adolescentes sin rumbo, tiempo que se despilfarra alejado del conocimiento. Y esto en el caso de los que todavía asisten a sus escuelas y liceos, porque hay otros que han decidido no asistir más, que ya no tienen uniforme, zapatos, cuadernos.

Habrá quien piense que exageramos, que decir esto desmoraliza a nuestra gente. No obstante, consideramos un deber decirlo, el primer paso para retomar el rumbo es reconocer que ese rumbo se extravió, las consecuencias de lo que ocurre las conoce mejor que nadie la gente sencilla, el que intenta vivir dignamente de su trabajo, el que extraña a sus hijos y familiares que están lejos, el que abrumado piensa por qué sucede todo esto.

A esas personas van dirigidas estas líneas, debemos hacernos conscientes de nuestro rol, de nuestra fuerza, comenzar a organizarnos para lo grande.

Hay que desenredar la madeja ideológica, superar las veleidades pequeño burguesas, las discusiones desde los egos inflados. Es necesario organizarse, sin mezquindades, con rapidez, en medio de la supervivencia pero hacerlo.

Nuestra Cátedra Che Guevara está a disposición de ese objetivo, pronto comenzaremos a recorrer el país para acompañar las luchas del pueblo llano, a acompañar con acciones nuestras palabras.

Es Socialismo o la nada. No tenemos dudas, nosotros Venceremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top