skip to Main Content
¿EL PLAN DE LA PATRIA O LA ONUDI?

EDITORIAL: ¿EL PLAN DE LA PATRIA O LA ONUDI?

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Por qué será que el Plan de la Patria de Maduro (el más reciente) no se puede ubicar en internet?

Todo cuanto eran nuestras referencias se difuminaron en la despolitización a la que fuimos sometidos. Ya no se habla de historia en los discursos oficiales, sólo de efemérides que se repasan superficialmente cuando es obligado en algún acto. Lejos quedaron las recomendaciones del Comandante de algún libro, sus clases y análisis de nuestra historia bolivariana, el aprendizaje de las experiencias y procesos contemporáneos. Estos dirigentes poco leen, poco estudian, son adictos a la fraseología que todos repiten y al pragmatismo que a todas luces fracasó.

En ese arrase a la estrategia, al pensamiento crítico, a la elaboración teórica que interactúa con la realidad que se pretende transformar, acabaron con el Plan de la Patria, y no es una acusación de nuestra parte, simplemente el pragmatismo sin fin lo demuestra. Analicemos.

Uno de los aspectos centrales de la etapa de la revolución que se iniciaba con la victoria del 7 de octubre de 2012, era que Chávez se disponía a desplegar el programa económico de una revolución decididamente rumbo al socialismo. Lo hemos dicho y lo sostenemos, el Comandante fue asesinado justo cuando se disponía a dar base material a las conquistas espirituales de la Revolución Bolivariana, las definiciones en la esfera de la economía habrían conducido al proceso del cual era líder indiscutible, por los caminos del socialismo que hoy ya no transitamos ni siquiera en lo espiritual.

El Plan de la Patria devino en unos motores que no arrancan, que “se les mojó la distribución”, pero que además sustituyeron las premisas para la industrialización. En el Plan de Chávez estaba claramente sustentada la política de plena soberanía petrolera que hoy fue dejada de lado por una crisis de la industria petrolera que busca ser tomada como excusa de una neoapertura. Se contemplaba el despliegue de un programa de industrialización vinculado a las actividades conexas a la industria petrolera y sus filiales no petroleras, esa era la razón de ser de esas filiales. Ahora cualquier “ignoranton” devenido en conocedor de la industria petrolera dice que son una carga que PDVSA no puede soportar y hay que devolverlas al ministerio del ramo o privatizarlas.

Ese programa de industrialización vinculado a la industria petrolera tenía un sistema de gestión empresarial esbozado en el Plan de la Patria, es el Sistema Presupuestario de Financiamiento, consustancial con el objetivo de darle base material a una espiritualidad dada. Todo el programa de industrialización es coherente con ese objetivo, y además está sustentado en la premisa de cortar, detener, la transferencia de la renta petrolera a manos privadas.

El Plan de la Patria se abandona entre otras cosas porque la premisa de este gobierno es justamente la contraria a la de Chávez, es decir, este gobierno parte de la idea de trasegar la renta petrolera a los sectores privados con el argumento de la necesidad del desarrollo de las fuerzas productivas.

Como es evidente este planteamiento de construcción de una burguesía nacional productiva no funcionó, hace rato que esa disyuntiva fue definida. Para la oligarquía venezolana la renta tiene un destino asociado al comercio y la especulación financiera, que es además lo que permite el capitalismo central al cual está subordinada esa oligarquía.

En vista de lo anterior, el gobierno pretende sustituir a la oligarquía comercial y financiera por una nueva, creada por ellos, que incluya a todos los que se quieran sumar (de las clases dominantes viejas y nuevas, este pacto no incluye comuneros “tira flechas”), de ahí las contradicciones que todavía se observan y que el gobierno trata de resolver convocándolos de todas las formas posibles: diálogo político, reconciliación nacional, motores, mesas de trabajo del plan 50, reuniones con dueños de medios, cucarachitas financieras, liberación de autores intelectuales de delitos de violencia política (perdone el lector pero así los llaman), etc. Como esto no ha funcionado, entonces se buscaron un interlocutor: la ONUDI (Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial).

Recuerden nuestros lectores que al principio hablamos de la sustitución del Plan de la Patria, ahora revisemos extractos de una nota de prensa del Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información:

“Con el Programa País 2018-2021, se espera fomentar el desarrollo sustentable de Venezuela, a través de acciones, como el impulso de la producción de maíz, sorgo, caña de azúcar, cacao, café, frijoles y otras leguminosas, siete rubros catalogados como estratégicos.” (1)

Ya no es el Plan de la Patria, es el programa país 2018-2021, que suscribieron en mayo de este año. En ese entonces decía el enlace del gobierno con la ONUDI:

“Hemos logrado la firma del Programa País en tiempo récord para la Onudi. Este récord dice mucho del compromiso del Gobierno nacional por transitar la senda de la productividad, la senda de la industrialización y de la diversificación”. (2)

Ese record no mejora la situación del país ni lo hará, la ONUDI es una declaración de incapacidad para diseñar y ejecutar un programa de industrialización, y también una manera de enmascarar el acercamiento que se intenta con los sectores corporativos privados a través de conapri (Consejo Nacional de Promoción de Inversiones).

Ese es el modelo que se nos propone, una reconciliación de “todos” que diluye las aspiraciones del pueblo en los intereses de los empresarios privados.

Fuentes:

(1) Vicepresidenta y representantes de la Onudi se reunieron en Caracas

http://minci.gob.ve/2018/07/vicepresidenta-y-representantes-de-la-onudi-se-reunieron-en-caracas/

(2) Venezuela y ONUdi definen estrategias para fortalecer producción de siete rubros

https://www.aporrea.org/economia/n324901.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top