skip to Main Content
EL DEBATE, EL ESTADO Y LAS CONDICIONES OBJETIVAS 2

EDITORIAL: EL DEBATE, EL ESTADO Y LAS CONDICIONES OBJETIVAS

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Cuándo habrá condiciones objetivas para el Socialismo? ¿El socialismo es lo que nos condujo a esta situación?

Hay señales de debate, y posibilidades de hacerlo fraternalmente, las posiciones ideológicas se aclaran en medio de ese debate. Resta que el debate termine de tomar forma y tome en cuenta que urgen las definiciones.

El problema es que el gobierno toma las decisiones independientemente de ese y de cualquier debate, aunque coincida ideológicamente con algunos de los participantes, de ahí la importancia de dirimir las posiciones que se expresan y cuál es la salida revolucionaria a la crisis.

El debate que se desarrolla tiene sus visos de ser un debate técnico pero no lo es en última instancia. La discusión tiene su eje actual en el control de cambio, es una buena señal que quienes adversan las posiciones de Pascualina Curcio hayan abandonado “la ironía” que a nosotros nos parecía más irrespeto.

Como en anteriores editoriales, nosotros no vamos a analizar las cifras ni los métodos mediante los cuales se llega a ellas, nos interesan más las conclusiones y premisas que acompañan el análisis de las cifras porque expresan justamente las posiciones ideológicas que se formulan en el campo revolucionario.

Por un lado, al menos es lo que se conoce públicamente, se encuentran los que plantean que el ingreso petrolero es lo suficientemente bajo como para que se siga sosteniendo un control de cambio que no controla nada, y de allí deducen que es necesario liberar el tipo de cambio para lograr una patria del emprendimiento, con casas de cambio que entreguen de manera competitiva, confiable, transparente y justa las divisas a los sectores privados.

Y por otro lado, están los que dicen que liberar el control cambiario es permitir la fuga de las divisas que deberían destinarse a la producción nacional que nos permita salir de la crisis.

Nosotros al respecto queremos dejar sentado lo que pensamos.

Crear condiciones para que los privados desarrollen las fuerzas productivas, nos doten de una patria de emprendimiento, y cualquier frase similar es simplemente otra manera de decir vamos a estimular el capitalismo. Se puede justificar de mil maneras, pero no se puede decir que no es ir al capitalismo.

El Estado ha sido incapaz de conducir el régimen cambiario, es verdad, pero eso corresponde al signo ideológico del gobierno, principal responsable de la debacle. El bloqueo, las sanciones, las acciones de los actores políticos y económicos internos, no niegan la errática política seguida por el gobierno, esa es la verdad. Sin embargo, los errores y premisas equivocadas del gobierno y las instituciones del Estado no deben conducirnos a negar el rol que tienen.

Para nosotros, lo hemos dicho y lo reiteramos, la solución pasa por entender el rol del Estado, que es el que capta y administra las divisas del país, no se puede partir de las deficiencias del Estado para saltarse el hecho de que el Estado es la única posibilidad de administrar ese ingreso con arreglo a las necesidades sociales, no existe ningún ente privado capaz de hacerlo. El problema es que el Estado está conducido por la ideología reformista que pretende un híbrido conformado por políticas sociales amortiguadoras de las consecuencias de un capitalismo dependiente que estimulan.

Ese Estado que tenemos no respeta nada, nadie en su sano juicio puede pensar que las subastas de DICOM constituyen las únicas divisas que el Estado distribuye, sólo los sectores corporativos privados y el gobierno saben en qué condiciones entregan y reciben el resto que no se informa. Ese detalle lo obvian quienes hablan de las escasas divisas.

Mientras continúe la falta de transparencia seguiremos a la deriva, continuará la política cambiaria de facto de las páginas web, seguirá la política monetaria anclada a la fijación de precios que se origina en las mismas páginas, y ni hablemos de la política fiscal.

Es necesario que la relación PDVSA-BCV-Ministerio de Finanzas sea transparente, que permita definir una política cambiaria de acuerdo al ingreso petrolero, deducir lo que hay que deducir sin sacrificar a PDVSA, hacer las inversiones necesarias para elevar la producción.

Si las divisas son escasas hay que racionalizar el destino que se les asigna, organizar el comercio exterior, el sistema financiero, el sistema de distribución. Existe y existirá mercado ilegal y fuga de capitales mientras las divisas del petróleo se pongan a disposición de los privados, se argumenta el diferencial cambiario pero el problema real es la asignación a los privados. Se puede devaluar o sobrevaluar de acuerdo al nivel de ingresos pero el otro factor es el destino que se le asigna a las divisas, si el Estado entrega las divisas pierde la posibilidad de definir las políticas económicas.

Lo que se pretende es justificar la situación a la que llegamos retrocediendo más todavía, y ese retroceso se argumenta como necesario para estabilizar la situación económica no se sabe en cuánto tiempo, y luego de transcurrido ese tiempo indeterminado habrá otra realidad que tampoco justificará el socialismo, nunca habrá condiciones objetivas y nunca las crearemos.

El debate sigue su curso, se argumentan las posiciones, esa es la batalla de ideas. Hay que continuar aclarando el mapa ideológico de la revolución y luchar por volver al rumbo socialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top