skip to Main Content
LA PUREZA IDEOLÓGICA DE LA REVOLUCIÓN 4

EDITORIAL+AUDIO: LA PUREZA IDEOLÓGICA DE LA REVOLUCIÓN

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Cómo es que todo se reduce al campo ideológico? ¿Por qué la ideología define el rumbo?

En estas circunstancias difíciles resulta fundamental esclarecer la esencia de lo que sucede, la asfixiante situación económica, la propaganda oficial, el conformismo, configuran una situación en la que los chavistas de corazón se debaten entre la disciplina y esa realidad que agobia, que golpea por todos lados. Ya no existe nadie en Venezuela, entre los humildes, que no tenga una historia que contar como consecuencia de la crisis: familias fragmentadas, estudios abandonados, migrantes que fracasan y no pueden regresar, enfermos crónicos sin atención, muertes prematuras por la inoperancia del sistema de salud.

No obstante, la esencia de lo que sucede hay que buscarla en las posiciones ideológicas, la ideología define el rumbo, hace nítidas las posiciones, nos permite comprender las decisiones que se toman y las que no se toman.

Hace rato que el actual gobierno, sus dirigentes, abandonaron el camino de Chávez, el rumbo ideológico de la revolución y el Socialismo. Basta con corroborar el afán extendido de establecer un negocio privado que tiene la gente, el gobierno acabó con el Estado y ahora cualquiera reniega de trabajar para la sociedad, ahora se trata de trabajar para sí mismo, para resolverle a la familia. Para muchas personas el trabajo en el Estado es un ingreso fijo pero lo que genera el dinero para sobrevivir es revender cualquier mercancía (aceite para vehículos, alimentos, cosméticos), lo que consigan. Para otros simplemente el Estado ya no es una opción, atrás quedaron aquellas épocas de Chávez en las que todos asumíamos las tareas sociales, todos sentíamos aquello que el Che Guevara llamaba la compulsión moral, el impulso ferviente de mejorar, de ser mejores seres humanos. La fraternidad que se expresaba en la búsqueda de las soluciones feneció, ya no hay quien se preocupe por los locales para dar clases en las misiones, son pocos los facilitadores que quedan, los triunfadores de la misión sucre se gradúan para apostillar el título e irse, mientras el gobierno se lava la cara en los actos.

Pero cómo es que todo esto se reduce al campo ideológico, veamos lo que Fidel vehemente nos reclama:

“Nosotros debemos velar por la pureza ideológica de la revolución, por la solidez ideológica de la revolución, por eso nosotros no podemos utilizar mecanismos ¡nada! instrumentos que huelan a capitalismo, es cuestión esencial de supervivencia de la revolución, y no andar jugando ni coqueteando con cosas del capitalismo”.

Ya el gobierno no coquetea, es un maridaje con el capitalismo, son ellos mismos capitalistas. Las importaciones son un negocio que el gobierno gestiona y participa de las ganancias, entregan las divisas a los empresarios de siempre y también a los que ellos han creado, como por ejemplo los que importan las cajas CLAP. Las divisas en nuestro país tienen la rara particularidad de crear hasta clases sociales, de ahí los nuevos ricos que vemos por todos lados con “tinte chavista”, esos compran de todo sin que se les agüe el ojo, los hay hasta que revenden los productos Haier porque les asignan varias veces, o los que compran y venden dólares por whastapp.

Pero sigamos con Fidel, que ahora expresa su fe en el socialismo y de dónde proviene esa fe:

“Nosotros creemos en el Socialismo, y creemos profundamente en el Socialismo, porque el Socialismo ha transformado nuestra Patria, el Socialismo ha transformado nuestras vidas, y el Socialismo promete mucho más, porque si hoy hablamos de viviendas, de barrios insalubres, y de agua y de alimentos… es porque somos dueños de nuestro país, porque el Socialismo nos hizo dueño de nuestro país, el Socialismo nos hizo dueño de nuestras tierras, de nuestros centrales azucareros, de nuestras fábricas, de nuestras minas, de todo. Y por eso podemos decir, vamos a trabajar, vamos a hacer esto, lo otro, todo. No podría hacerse en una sociedad capitalista, o en una caricatura de capitalismo como era este país, en una neocolonia yanqui”.

En Venezuela la premisa del gobierno es entregarle la renta a los privados, crear una neooligarquía con los actores que acepten el pacto que proponen. El Estado ya no es garante de los intereses del pueblo, ahí están los campesinos marchando hacia Caracas, en el Sur del Lago los terratenientes cerraron los caminos y los campesinos están bloqueados y caminan horas por pantanos y monte para perseverar en su objetivo de labrar la tierra. Las minas, las tierras, las fábricas, los campos petroleros, todo paulatinamente cae en manos de la lógica capitalista del gobierno, al cual nada le cuesta repartir bonos que ni incidencia tienen en las prestaciones sociales, que no estimulan el trabajo, sino que anestesian al humilde para seguir inyectando chantaje y conformismo.

Lejos quedaron las batallas por la propiedad social, contra el latifundio, la gente en su necesidad de seguir creyendo en el proyecto que Chávez inició considera que Nicolás Maduro no sabe lo que sucede, y cifran sus esperanzas en hablar con él, entregarle un documento. Lamentablemente Nicolás no puede ir más allá de su ideología, y su ideología es la reformista. Su principal rasgo es que no cree en el Socialismo, su táctica es crear las condiciones que nieguen el Socialismo para después abandonarlo, esas condiciones ya las crearon en la realidad, el sálvese quien pueda es un hecho, les resta ahora pulverizar la subjetividad, la conciencia chavista que aún preservamos.

Nosotros seguiremos intentándolo, diciendo con Fidel:

“Nosotros creemos en el Socialismo, y por lo tanto tenemos que ser muy cuidadosos en la interpretación y la aplicación de la teoría, tenemos que ser muy cuidadosos en cada paso que demos”.

La conciencia chavista debe materializarse en una organización nacional, que lamentablemente no es el PSUV (cooptado por los mismos vicios y negocios del gobierno), esa organización debe tener una vanguardia que hasta ahora han mostrado ser los campesinos, es necesario construir una organización nacional campesina que convoque a los trabajadores, consejos comunales, comunas, rumbo a una Confederación Nacional del Poder Popular.

La Confederación Nacional del Poder Popular tendrá la tarea de convocar a un Congreso Nacional este mismo año, donde se aprueben estatutos que garanticen la transparencia en su funcionamiento, y un programa mínimo de acción para rectificar el rumbo y marchar al Socialismo.

Es el Socialismo o la nada.

 

Audio de Fidel:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top