skip to Main Content
TANTO NADAR CON EL CONTROL DE CAMBIO, PARA MORIR EN LA ORILLA CAPITALISTA

EDITORIAL: TANTO NADAR CON EL CONTROL DE CAMBIO, PARA MORIR EN LA ORILLA CAPITALISTA

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela
Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com
Twitter: @catedrache

 

¿El control de cambio se trata en realidad sólo de controles que hay que quitar? ¿O será más bien formalizar las condiciones que se crearon con criterios equivocados?

Es realmente indignante como se habla de control de cambio renegando de Chávez, avalando la entrega que se desarrolla ante los incrédulos ojos de todos. Se usan falsos dilemas para descalificar y estigmatizar a quienes estén en contra de liberar el tipo de cambio, por ejemplo, se afirma que el control de cambio no controla nada, que como no protege las reservas internacionales hay que sincerar eso y quitarlo. Hay otros que dicen, que el control de cambio no existe, que hay que establecer un mercado legal de divisas para que entonces todos los que acuden al mercado ilegal concurran y la cotización se ponga por debajo de los niveles de las cotizaciones de las páginas web, porque el objetivo para estos proponentes es abatir el dólar negro, y abatirlo es lograr a través de la oferta y la demanda una cotización por debajo de la actual.

Decimos que usan falsos dilemas porque el problema central, del cual no hablan, es la asignación de divisas a los privados, ese es el problema central no es otro. Establecer un mercado legal de divisas no resolverá nada, nadie traerá sus divisas (no las traerán porque son las mismas que se llevaron), eso es una esperanza basada en el ensayo y error de la ortodoxia económica de quienes se ufanan de hablar de un dogmatismo que no ven en ellos mismos.

Si se parte del criterio de asignar divisas a los privados con transparencia se está partiendo de un criterio que no es realista si se busca transparencia, se está avalando estructuralmente la corrupción que se genera. El pilar de la corrupción, su fuente nutricia es la asignación de divisas, y mientras se mantenga la asignación bajo el esquema que quieran eso se mantendrá, es histórico.

Ya la pelea por el desarrollo de las fuerzas productivas, que es otra manera de decir, te doy la renta y produces, esa pelea ya se dio aquí en Venezuela. La dieron Alberto Adriani, Manuel Egaña, Úslar Pietri, y tuvo su punto más alto en el gobierno de Medina Angarita. Fue el período en el que surgen Fedecamaras y Venencham para cerrar la pugna a favor de la oligarquía comercial y financiera.

Centrífugas financieras, importación de mercancías y exportación de divisas fue lo que quedó. El control de cambio establecido en 2003 permitió ralentizar ese esquema a favor del despliegue de políticas sociales destinadas al pago de la deuda social.

Sin embargo, el esquema pretendido por Chávez luego de la batalla social librada, tuvo su centro en el criterio de detener la transferencia de la renta petrolera a manos privadas. Este esquema se inició a partir de la creación de las filiales no petroleras de PDVSA, se pretendía invertir lo que se dejaba de transferir a las contratistas en el desarrollo de un programa de industrialización iniciado con los segmentos industriales relacionados a las actividades conexas a la industria petrolera. Esta era la base para ampliar la calificación de la fuerza de trabajo existente, y poder acometer el desarrollo de las fuerzas productivas tan mentado pero no bajo el esquema capitalista, sino a partir de el sistema presupuestario de financiamiento, acorralando al mercado a la vez que se eleva la productividad del trabajo y se es capaz de generar tecnologías propias en materia energética e industrial, capaces de generar divisas distintas a las provenientes de las ventas de petróleo, además del correspondiente impacto en segmentos industriales relacionados, como por ejemplo el de la aleaciones, electrónica, informática, etc.

La premisa de detener la transferencia de la renta fue propuesta por Chávez también para el sector cambiario y el comercio exterior. Siendo coherente con eso propuso una Corporación de Comercio Exterior Estatal: “…Me estoy refiriendo al tema de la creación de una corporación de importación y exportación pero Estatal, bueno, para quitarle a la burguesía la hegemonía importadora. Nosotros parecemos pendejos, dándole los dólares a la burguesía, a la pequeña burguesía, y ellos importan, subfacturan, sobrefacturan, compran en el exterior cualquier cosa que valga un dólar y vienen acá y lo venden por cinco dólares y el equivalente en bolívares y además piden más de lo que realmente cuesta, eso es un factor común que hay que estar es luchando, pero es que es una cultura, eso está sembrado profundamente en los sectores de la burguesía nacional, que no es nacional, es más bien transnacionalizada, aquí nunca hubo burguesía nacional… aquí se creó un modelo capitalista transnacional, éramos una colonia, no es como Brasil(…) Ahora, entonces hoy firmé el decreto de creación de una corporación de importación y exportación, para ir desplazando la hegemonía de la burguesía en el manejo de los recursos que son de pueblo.” (1)

Esa es la verdad histórica que ocultan quienes crearon las condiciones para hoy decir “no se puede”, “necesitamos los capitales foráneos”, “el Estado no tiene dólares”.

La crisis debe servir para sincerar los debates, el control de cambio debe partir de la premisa de parar la transferencia de renta a los sectores privados, el control de cambio en Venezuela supone el control de las importaciones y también de la banca, porque la banca juega un rol fundamental en la circulación de los capitales, no podemos seguir con la ortodoxia que se queda corta, decir que basta con recoger el exceso de liquidez y esa liquidez ponerla en manos de la banca para que la reconduzca a los sectores productivos. La propia cucarachita mayor de la asociación bancaria expuso públicamente para qué servirá ese exceso de liquidez: “No hay nada más barato que un crédito bancario, y ese crédito bancario barato es una tentación para incentivar la compra de divisas”.(2)

La banca y su rol los podemos resumir con Lenin en estos términos: “Los bancos constituyen, como es sabido, centros de la vida económica moderna, los centros nerviosos más importantes de todo el sistema capitalista de economía nacional. Hablar de una “reglamentación de la vida económica” y eludir el problema de la nacionalización de los bancos significa hacer gala de una ignorancia supina o engañar a la “plebe” con frases pomposas y promesas altisonantes, que de antemano se ha resuelto no cumplir (…) Sólo nacionalizando los bancos podrá conseguirse que el Estado sepa adónde y cómo, de dónde y cuándo se desplazan los millones y miles de millones. Y sólo ese control sobre lo bancos, centro, eje principal y mecanismo básico de la circulación capitalista, permitiría llevar a cabo de hecho, y no sólo de palabra, el control de toda la vida económica, de la producción y de la distribución de los productos más importantes…”(3)

No sigan llenando de trapos rojos al pueblo, que está dispuesto a todo pero por una revolución verdadera. No hay ya más nada que buscar con los privados, con los capitalistas, con los sectores productivos patriotas, déjense de falacias, de pirotecnia verbal, de tecnicismos que esconden la ideología cobarde del reformismo, del etapismo, el pueblo de Chávez no va a morir en la orilla del capitalismo ramplón que nos proponen.

Es socialismo o la nada.

Fuentes:

(1) Alocución del Comandante Chávez realizada el 7 de Mayo de 2010.

(Audio) https://soundcloud.com/revolucionomuerte/parecemos-pendejos

(2) Aristidez Maza en intervención en la reunión del 29 de mayo de 2018 con el Presidente de la República.

(3) 1917. Lenin. Monte Ávila Editores. Compilación, Introducción, Glosario de nombres y cronología. Manuel Azuaje Reverón. Año 2017. Pág. 232 y 233.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top