skip to Main Content
La Ruta Hacia La Confederación Nacional Del Poder Popular

EDITORIAL: LA RUTA HACIA LA CONFEDERACIÓN NACIONAL DEL PODER POPULAR

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Es innecesario el debate? ¿El ruido de latón por escandaloso es la salida a la crisis? ¿Lo importante es salir de la crisis como sea o existe una salida revolucionaria?

La realidad sigue imponiéndose, a pesar del desespero de los que denigran del debate ideológico en aras de un pragmatismo que exponen participando del debate que critican, en medio de los aplausos de los también desesperados por la asfixiante situación.

Esa realidad efectivamente amerita acciones radicales, y el debate justamente aclara las posiciones ideológicas y políticas respecto a las acciones que nos pudieran conducir a rectificar el rumbo perdido, no se trata de darle cualquier solución a la crisis, se trata de retomar el camino y proyecto de Chávez, que es nuestro proyecto: el Socialismo.

Nosotros planteamos medidas concretas, más allá del escepticismo y las críticas que forman parte de la batalla ideológica. No obstante, será la voluntad de las masas, del pueblo, la que determine si las ideas son viables o no, y esa voluntad de nuestro pueblo la ganaremos con la elocuencia de nuestro ejemplo, acompañando las luchas y las ideas que defendemos. Pero lo que no debemos negar es la necesidad del debate, de las ideas, del conocimiento.

Esas propuestas las resumimos como desagravio al debate, a la necesidad de exponer las ideas, con rigor teórico y respeto por nuestro pueblo.

Nuestra propuesta cifra su viabilidad en la construcción de una Confederación Nacional del Poder Popular, que respalde los planteamientos y medidas urgentes para salir de la crisis de manera revolucionaria y no haciendo concesiones luego de creadas las circunstancias que las justifiquen.

Esa confederación la proponemos vinculada a los medios de producción, se conformaría a partir de una organización nacional comunal, integrada por voceros de los consejos comunales y comunas de cada sector, parroquia, municipio y estado del país, de las vocerías estadales saldría la vocería nacional.

También sería parte de la Confederación Nacional del Poder Popular, una organización nacional de trabajadores, conformada a partir de los consejos de trabajadores que hay que crear, por cada unidad productiva y rama de la economía, hasta llegar igualmente a las vocerías nacionales.

La otra organización nacional que proponemos es la de Defensa Integral de la Nación, en principio conformada por los milicianos de acuerdo a la organización territorial de la Confederación, para acometer las labores de vigilancia y resguardo de las tareas que se asuman, además de contribuir a la preparación de todo el pueblo en el apresto para la defensa ante cualquier agresión.

Se garantizaría vía estatutos que ni la Confederación, ni ninguna de las organizaciones propuestas (comunal, de trabajadores y de defensa integral) sean fuente de privilegios sino garantía de los más altos intereses del pueblo.

La Confederación Nacional del Poder Popular al conformarse iría a un congreso para la aprobación del programa mínimo de acciones a proponer al Estado Venezolano, además de la aprobación de los Estatutos de funcionamiento. La Confederación sería el respaldo y garantía de que las medidas se tomen.

Algunas de las medidas que proponemos como parte del programa de la confederación las hemos expuesto, no serán las únicas que se discutan o aprueben una vez que la confederación sea una realidad, sin embargo, consideramos necesario exponerlas nuevamente de manera general.

Primera medida: Cortar el flujo de divisas a manos privadas, sean escasas o abundantes, las divisas que ingresan al país deben servir para una planificación integral de la economía, abarcando el sistema financiero y el comercio exterior. Esta medida impactará el mercado ilegal de divisas que hasta ahora se alimenta a través de los distintos mecanismos de transferencia de la renta petrolera, e impactará el sistema de precios que será una consecuencia del nuevo esquema cambiario, de inversiones estatales y comercio exterior en manos del pueblo a través de la Confederación y el Estado.

Segunda medida: todo el sistema financiero debe ser controlado por el pueblo a través de la Confederación y el Estado, a partir de un poderoso banco que sea el vaso comunicante entre los ingresos del país y su ejecución de acuerdo a la planificación integral del circuito económico.

Tercera medida: el comercio exterior debe estar en manos del pueblo a través de la Confederación y el Estado, a través de la corporación estatal de comercio exterior propuesta por el Comandante Chávez. La Confederación garantizará (ya que el Estado no puede) el sistema automatizado de control y la administración estricta y pública de las importaciones.

Cuarta medida: la política cambiaria estará definida a partir de un esquema transparente de relación entre PDVSA, BCV y Ministerio de Finanzas, este esquema será garantizado por la Confederación (dado que el Estado no puede), a partir de una política cambiaria clara, conocida por todos, que además permita definir la política monetaria que le es consustancial.

Quinta medida: la política fiscal será correspondiente al avance del programa de industrialización que se desarrollará en base al principio de no transferencia de la renta a los privados. El inicio del programa de industrialización tendrá como epicentro a la industria petrolera, atendiendo a los postulados del Plan Robin Hood (expuesto en otros editoriales).

Sexta medida: no por estar enumerada en en último término es menos importante, se debe elevar la producción petrolera sin menoscabo de la política de plena soberanía petrolera del Comandante Chávez. Se convocará a través de la organización nacional de los trabajadores, a todos los trabajadores petroleros a la ejecución de un plan de emergencia de elevación de producción, sin hipotecar por ignorancia o por intereses económicos particulares y grupales el futuro de la industria petrolera nacional. Se refinanciará la deuda de PDVSA con los socios comerciales sólo a partir de la obtención de las cotas de producción que corresponden a nuestro país. El plan tendrá metas correspondientes a cada organización de la industria por negocio y filial, y las organizaciones destacadas en el cumplimiento de las metas serán condecorados en un acto en cadena nacional con la Orden de los Libertadores.

Sabemos que no será sencillo transitar esta ruta, pero el legado de nuestro Comandante no se perderá en nuestras manos.

Es el Socialismo o la Nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top