skip to Main Content
Los Anuncios Presidenciales 2

EDITORIAL: LOS ANUNCIOS PRESIDENCIALES

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Podrán los anuncios presidenciales impactar la crisis a favor del pueblo? ¿Qué es en realidad lo que está detrás de los anuncios?

La noche de ayer 25 de julio de 2018, el Presidente Maduro se dirigió a la nación en cadena nacional, hizo anuncios en materia económica que definen la visión y el proyecto de la actual dirigencia, lo cual nos involucra a todos y además hace necesario el análisis de lo que se propone.

La propuesta presidencial es simple, se acabó el rentismo petrolero que produjo una burguesía, una oligarquía “parasitaria, dependiente, no productiva, no nacional”. En su lugar construirán una burguesía nacional productiva que sustituya a la maluca parásita, esa es la esencia de los anuncios presidenciales de ayer.

Habrá incautos de todo tipo que empezarán a analizar cómo es el anclaje del bolívar al petro, cómo el BCV respaldará sus operaciones financieras con el petróleo de la faja, la ley de ilícitos cambiarios que irá a la ANC, las exoneraciones a quién benefician (como si alguna medida que se toma no beneficia a los empresarios), para qué es el censo de transporte, y hasta quien pregunte por los precios acordados.

Pero más allá de toda la pirotecnia verbal está el proyecto de la actual dirigencia, que aunque suene duro, injusto, apresurado, no es el proyecto de Chávez. El proyecto de Chávez, el nuestro, el de los pobres, es el proyecto de construcción del Socialismo no es el de la construcción de una burguesía nacional.

Pero veamos parte del discurso del Presidente Maduro el día de ayer para sustentar nuestro análisis:

“(…) Venezuela todo el siglo XX estableció una dependencia absoluta del ingreso petrolero y la burguesía venezolana, y los factores económicos que surgieron en el siglo XX venezolano estuvieron vinculados directamente a una economía importadora, poco productiva que tenía como objetivo –como sabemos- la captura del petroldolar para la acumulación de riquezas, la reproducción del capital y de las riquezas de esa burguesía importadora, que ha sido llamada por varios economistas, historiadores, durante todo el siglo XX y parte del siglo XXI: una burguesía parasitaria, dependiente, no productiva, no nacional (…) Ellos lograban capturar la riqueza creciente de Venezuela la convertían en importaciones, la convertían en riquezas de grupos económicos que invertían en bienes raíces, fideicomisos y cuentas bancarias en el exterior. Esa fue la Venezuela de más de 100 años, la Venezuela que nosotros hemos heredado, la Venezuela que heredó la revolución.”

Se establece la naturaleza parasitaria de la burguesía venezolana, se habla de las inversiones que hacía en Miami, en cambio la neoburguesía que se construye invierte aquí, tienen bienes raíces, edificios, empresas, comercios, restaurantes aquí en Venezuela no en Estados Unidos, pero claro, eso no se puede decir. Luego, acto seguido, se debe caracterizar la renta petrolera respecto a los años de Chávez y se intenta establecer que los años del Comandante fueron mucho menos complejos que los años de Maduro, se dice lo que no se puede negar respecto a la política petrolera del Comandante Chávez pero a la vez se justifica la debacle actual con las acciones externas de bloqueo financiero:

“A la revolución también le tocó vivir un tiempo de bonanza en el ingreso petrolero, gracias al liderazgo de nuestro Comandante Hugo Chávez, a la recuperación del papel geopolítico de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en el mundo y a la estabilización del mercado, de la disciplina de la OPEP, lo cual llevó a un elemento de estabilidad de precios, y de crecimiento de precios nunca antes visto, el precio del petróleo llegó a estar a 120 dólares el barril. Entre el año 2004-2014 la revolución bolivariana por primera vez, a través del control de cambio, justo, necesario, para el momento llevó y permitió que la riqueza petrolera por primera vez en 100 años llegara convertida en educación, en salud, en vivienda, en obras públicas, en cultura y en apoyo en seguridad social para los pensionados, y en apoyo en general para la creación de empleo, y en apoyo para las grandes misiones y misiones para nuestro pueblo, primera vez que la riqueza petrolera verdaderamente se puso al servicio del desarrollo social, político, económico, financiero del país. Ese período de bonanza importante además significaba, no habiéndose establecido todavía los mecanismos de guerra económica, financiera, bloqueo, persecución que el imperialismo ha establecido en los últimos años, implicaba nuestro acceso a los mercados financieros mundiales, al financiamiento internacional, y un barril de petróleo a 100, 110 dólares, sustentaba una fortaleza económica que le permitía al país salir con papeles a la captura de importantes inversiones de carácter financiero, importantes, muy grandes. En cualquier momento el país podía salir al mercado financiero mundial sustentado en el barril petrolero y además no existía la persecución financiera. Entonces hay un elemento muy importante, ha llegado a su fin, he dicho, he repetido, hoy recuerdo y reitero, en el equipo económico y ante el país: ha llegado a su fin el modelo rentista, dependiente petrolero y no volverá.”

Lo que en realidad se pretende que no vuelva es el proyecto de Chávez, y tácitamente se afirma que el período de Chávez fue una bonanza pasajera posible por el financiamiento del capitalismo mundial que permitía capturar importantes inversiones que ahora no son posibles por el bloqueo, es decir, lo de Chávez no era socialismo, fue repartir una renta que hoy no existe. Se obvia en este análisis presidencial el planteamiento claro del Comandante Chávez respecto al período de pago de la deuda social, de creación de condiciones para que la sociedad toda asumiera las tareas de construcción del socialismo. El pago de la deuda social no fue un período pasajero de repartición de renta petrolera, fue la preparación espiritual y material para tareas más elevadas, por ejemplo, para acometer un programa de industrialización basado en el corte de la renta petrolera a manos privadas, eso lo obvia el Presidente Maduro.

Y lo obvia porque su proyecto es otro, veamos cuál es en sus propias palabras:

“Venezuela necesita seguir haciendo grandes esfuerzos para construir un nuevo modelo económico, diversificado, productivo, pertinente en lo tecnológico, avanzado en todos los sentidos de su integración, y ese tiene que continuar siendo el camino señalado de la recuperación.”

Ese proyecto, el de la actual dirigencia, no lo caracterizan mucho, ese se describe desde lugares comunes que nadie puede refutar, pero la realidad es que ese proyecto es la construcción de una burguesía nacional (que tapan hablando de términos como productivo, diversificado, nacional, no dependiente), esa es la realidad que nadie quiere ver para no tener que aceptar la dura realidad del abandono del proyecto de Chávez.

Y no sólo lo obvia sino que expone una versión sesgada de lo que sucedió en su periodo presidencial, por ejemplo, respecto a la debacle de la industria petrolera:

“A este agotamiento del modelo petrolero, rentista, dependiente, que sufrió un golpe durísimo con la depresión de los precios en este período tan largo, y con la infiltración de PDVSA por sectores mafiosos corruptos dirigidos desde el exterior que le hicieron daño a PDVSA y la hicieron perder 1 millón de barriles. Fracaso, fracaso, fracaso, le dijo el Comandante Chávez al entonces presidente de PDVSA, cuando se dio cuenta de su fracaso al frente de esa industria. Fracaso y corrupción digo yo de estos traidores a la patria que infiltraron y pusieron a PDVSA en un estado de postración que ya vamos superando, que ya la vamos sacando adelante gracias a la clase obrera.”  

Resulta paradójico que la industria petrolera esté como está por la acción de la infiltración que denuncia el Presidente y no se haya podido recuperar como en el sabotaje petrolero donde la producción llegó aproximadamente a 23 mil barriles día y los precios eran mucho más bajos que hoy. A todas luces hay un problema de dirección en la industria petrolera y es responsabilidad directa del Presidente Maduro. Dice el Presidente que se maneja desde el exterior la conspiración contra PDVSA, sin embargo, el gobernador del Carabobo y el propio Presidente mantienen vínculos estrechos con el grupo de Boston, con senadores gringos, soltaron al espía jefe de la CIA para Latinoamérica que llegó a Estados Unidos a reunirse con Trump, y eso no genera ninguna sospecha, eso es geopolítica.

Por último, en nuestro análisis queremos dejar para la posteridad el planteamiento presidencial respecto al Estado, distante también de la visión del Estado del Comandante Chávez, y que además justifica el proyecto capitalista que despliegan:

“Tiene que ver con las fuerzas productivas del país, tiene que ver con los motores productivos del país (…) Estamos en una contradicción entre el viejo modelo de capitalismo de estado corrupto, ineficiente, dependiente y corruptor, que se apodera de las empresas públicas y privadas, y un falso, no nacido modelo productivo estatista que pretende ser socialista y no la sido ni lo es. Sino veamos el resultado, veamos los procesos y los resultados, en algunas importantes empresas del Estado que en vez de estar en la punta productiva, en el alto nivel de desarrollo, al contrario, por falsos modelos de gestión supuestamente socialista las han hecho estancarse o retroceder (…) El agotamiento del modelo petrolero y la instalación de un modelo de guerra económica se resuelve con una poderosa línea de recuperación, de crecimiento, de desarrollo y de despliegue de las fuerzas productivas, sin dogmatismo de ningún tipo. Bastante bagaje de pensamiento económico avanzado tiene la revolución socialista de Venezuela, el pensamiento del Comandante Hugo Chávez, la experiencia acumulada para con la capacidad y flexibilidad producir riqueza y atraer las inversiones que necesita el país en todos los campos de la economía (…) Necesita nacer definitivamente el modelo económico productivo diversificado y sostenible de la revolución bolivariana para resolver la contradicción gramsciana entre lo viejo que no termina de morir que debe ser sepultado con sus actores económicos incluidos y lo nuevo que debe terminar de nacer que es una poderosa maquinaria económica con nuevos actores económicos a todo nivel.”     

A nombre de Chávez y de Gramsci se avala la sustitución de oligarquías, la entrega del país, la privatización progresiva y velada. Eso es lo que significa sepultar el rentismo y sus actores (incluido el sector estatal) y el nuevo modelo económico productivo con sus nuevos actores a todo nivel.

Lo demás es pirotecnia verbal, tecnicismos que distraen mientras se transita el camino de la restauración del capitalismo.

El pueblo humilde, los revolucionarios, los chavistas tenemos sólo una opción, organizar el poder real del pueblo en una Confederación Nacional del Poder Popular que sea garante del profundo proceso de rectificación que necesitamos para retomar el rumbo trazado por Chávez.

Es Socialismo o la Nada.

La continuidad de la Revolución es la Confederación.

This Post Has One Comment
  1. En Venezuela no ha existido Socialismo. No porque el Comandante Chávez no lo haya impulsado, sino que fue a partir de 2007 que el entonces Pdte Chávez asomó la opción del Socialismo. Y ciertamente lo que Maduro indica en su discurso no es del todo falso: no hubo Socialismo. Hubo actores políticos, contrarios a Chávez, que disfrazados de revolucionarios infiltraron la revolución. Todos sabemos que el entorno de Chávez fue ineficiente, no porque la intención del Pdte Chávez fuese promover a quienes lo eran, sino que le dejaban todo a Chávez. Venezuela avanzó mucho con la presidencia de Chávez. La diferencia entre esos momentos y estos momentos es el liderazgo y la presencia del lider en el proceso. Chávez asumió el mando de la Revolución, en todo. El Pdte Maduro ha dejado que cada quien asuma sus responsabilidades y quienes pretenden sabotear para torpedear la revolución desde adentro, sencillamente no hacen su trabajo, con la finalidad de que el gobierno actual se debilite, aprovechando que el carisma del Pdte Maduro es muy diferente al de Chávez. Y eso no tiene que ser algo negativo, porque cada ser humano es diferente, pero en nuestra revolución, si resulta esencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top