skip to Main Content
CREER O NO CREER, HE AHÍ EL 20 DE AGOSTO

EDITORIAL: CREER O NO CREER, HE AHÍ EL 20 DE AGOSTO

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Sólo hay que esperar el 20 de agosto para que la situación asfixiante en la que nos encontramos se resuelva?

La realidad continúa su marcha terca, como los campesinos que ya llegaron a la capital, con poca o ninguna cobertura de los medios oficiales les fue impedido el acceso al Palacio de Gobierno, al momento de escribir estas líneas se divulgaba por la redes sociales que los compañeros pernoctarían en el liceo Fermín Toro mientras se definía por parte del Presidente Maduro el momento de recibirlos. Amanecerá y veremos.

Mientras esto ocurre vaticinios van y vienen alrededor del 20 de agosto, en el campo revolucionario hay mucho optimismo (que parece más bien fe) y mucha preocupación (o expectativa).

El vicepresidente económico afirma:

“La guerra económica, la guerra de los precios, la especulación criminal, brutal, tiene su hora y su fin. El 20 de agosto termina, enterraremos dios mediante, todas las formas y expresiones de remarcaje, de boicot, de sobre precio, etc., con todos estos anuncios que recién comienza a hacer el gobierno bolivariano dentro de un programa, nunca olviden, no es una medida es un programa estructural, radical, revolucionario económico.”  

Estas aseveraciones apuntan a la fecha de entrada en vigencia de la reconversión monetaria, a partir de la cual el bolívar soberano será anclado al petro y circulará en el país, a propósito de lo cual el vicepresidente económico, Tarek El Aisami, expresa:

“El bolívar soberano nace anclado en un poderoso activo, el petro, eso le va a dar mucha estabilidad en el tiempo, además revaluar poderosamente nuestro cono monetario… así también nos va a permitir derrotar la presión inflacionaria generada por la guerra económica sobre nuestra moneda, facilitar las transacciones comerciales al estar más acoplado a la estructura de los precios de la economía actual”.

Nosotros quisiéramos ser tan optimistas como el vicepresidente, que por cierto no dijo más nada de los precios acordados. Sin embargo, es necesario contar con mayores precisiones respecto a lo que se anuncia, preocupa ese acoplamiento a los precios de la economía actual, porque justamente la economía actual significa la imposibilidad de vivir de nuestro trabajo.

Existen además los que respecto a la ejecución de ese anclaje, argumentan que diversos especialistas en materia de cadenas de bloques han manifestado que el petro no tiene huella electrónica que permita afirmar que ha sido intercambiado, no hay fluctuaciones de su valor, o transacciones internacionales realizadas con esa criptomoneda. Hay también quienes afirman que el minado realizado o que se realiza fue a criptomonedas existentes generando recursos utilizados como si fueran petros.

Lo cierto es que hay que esperar la relación o paridad que se establecerá, sin embargo, y mientras esto no se precise el optimismo es a ciegas, es como la etiqueta del congreso del PSUV, lo que diga Maduro. Y el problema no es ser disciplinado o no, desleal o no, atentar contra la unidad o no, asumir la crítica como moda o show, el problema es que se trata del futuro de todos, y en una revolución debe hablarse al pueblo con la verdad por cruda que sea. Y la verdad es que estamos muy mal, la verdad es que no funcionó el plan 50, y no funcionará nada que se establezca a partir del criterio equivocado de hacer una revolución socialista con los empresarios.

Si se trata de retrocesos tácticos, de una NEP tropical como algunos esgrimen o esperan, eso no es lo que manifiestan los que toman las decisiones. Aunque moleste hay que decir que no hay coherencia, no se explican claramente las medidas, se anuncian fechas y medidas que no se cumplen, y mientras, los sacrificados son los humildes.

No hay excusas para no informar claramente las medidas, ni tampoco para omitir por qué no se cumplió lo que se anunció, la gente quiere creer y cree, pero también padece la realidad.

Ese respeto al pueblo y a la realidad que se enfrenta es lo que llevó a Fidel a asumir el fracaso de los 10 millones en la zafra de 1970, a Chávez a informar a su pueblo durante el sabotaje petrolero, dos meses entre 2002 y 2003 durante los cuales el Comandante nos informaba acerca de las instalaciones petroleras detenidas, la imposibilidad de operarlas en el corto plazo, y también nos informó cuando salían las gandolas de gasolina y celebramos la victoria sobre una agresión petrolera real.

Hay que decir la verdad y convertirla en moral para enfrentarla, así como vehementemente recomendaba Fidel:

“Esto que traigo aquí no es un discurso, no es un discurso, no señor, este es, estos datos constituyen un informe altamente secreto de la economía. Y esto que traigo aquí no es un discurso sino los secretos de la economía, de esas cosas que se dicen y se escriben en secreto para que el enemigo no lo sepa, no. Aquí las tenemos, no las decimos para que el enemigo lo sepa, el enemigo realmente nos importa un bledo, y si algunas de las cosas que decimos las explota el enemigo y nos producen profunda vergüenza, bienvenida sea la vergüenza, bienvenida sea la pena, si sabemos convertir la vergüenza en fuerza, si sabemos convertir la vergüenza en espíritu de trabajo, si sabemos convertir la vergüenza en dignidad, si sabemos convertir la vergüenza en moral.”   

Es Socialismo o la Nada.

 

FUENTES:

Rueda de Prensa del Vicepresidente Económico.

https://www.youtube.com/watch?v=y9T5BCoxquQ

Fidel Castro Ruz

https://www.youtube.com/watch?v=OOShsRnRbTs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top