skip to Main Content
CORRIENDO DETRÁS DEL DINERO

EDITORIAL: CORRIENDO DETRÁS DEL DINERO

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

¿Nuestro destino es inventar la manera de hacer dinero para adquirir insumos básicos? ¿Tenemos que esperar o podemos tomar cuenta de nuestro destino?

Vivimos tiempos aciagos, no sólo por la solución que la oligarquía y el imperialismo quieren darle a la disputa por el poder, sino por las manifestaciones de una crisis continuada que se agrava y difumina las posibilidades de establecer criterios claros para superarla.

Es un fenómeno extendido en nuestro país el hecho de que muchas personas se dediquen a las actividades más insólitas que no queremos enumerar o mencionarlas todas, simplemente exponer dramas que se expresan en forma de “rebusque” que al final son carreras por el dinero que permita enfrentarse a la descomunal inflación.

Hay quienes tuvieron que vender su carro para honrar una deuda, para pagar medicamentos y las condiciones adecuadas luego de un parto, y que actualmente viajan a Colombia para traer monos escolares por la temporada para reunir el dinero necesario para irse del país a buscar reunir 700 dólares para comprar la platabanda de la casa donde viven alquilados.

Otros están presos por revender insumos provenientes del Estado, lo hacían para comprar insulina para un familiar insulinodependiente, además de los útiles y uniformes escolares para los hijos. Justificarlos o no, es independiente de la agravada situación de sus familiares, ahora sin insulina, alimentos ni esperanza.

Están los que venden tortas, al recoger todo el dinero de las ventas compran más insumos y si queda algo de dinero lo cambian por dólares para después cambiarlos a bolívares la siguiente semana y completar la compra de insumos para las tortas y para la casa.

Madres, padres, hermanos, tíos, todos están migrando o pensando hacerlo para intentar ayudar a los que se queden en el país, la situación es dramática aunque alguien la pueda tomar por exageración, ya no basta con recomendar cambiar los patrones de consumo, con la agricultura urbana. La situación de las personas es cada vez más compleja, y no lo decimos para responsabilizar a nadie, lo decimos porque toda la situación induce a resolver de manera particular todo, no se puede pedir a la gente que no puede alimentar a su familia, dotar de útiles y uniformes a sus hijos, garantizar medicina para sus seres queridos, que esperen el 20 de agosto.

Los precios al alza de hoy subirán también luego del 20 de agosto, es una acción previsible del enemigo que también juega. El optimismo es bueno pero ya no da cuenta de la situación, con optimismo, confianza, no se pueden resolver los problemas cotidianos, no se puede enfrentar los precios.

Desde nuestra modesta trinchera expresamos nuestra solidaridad con todos esos compañeros que luchan y padecen los rigores de la crisis, a ellos van dirigidos nuestros editoriales, a ellos les proponemos sumarnos a la confederación, debemos rescatar el sentido de las tareas sociales, nuestro destino no puede ser la carrera desaforada por el dinero que permita comprar las mercancías que enriquecen a oligarcas de todos los pelajes, viejos y nuevos.

El pueblo de Bolívar y Hugo Chávez, no puede terminar balcanizado, sin nacionalidad, presa de la voracidad y la cobardía, tenemos que unirnos en una organización nacional que exprese otra ética, que no sea fuente de cargos, privilegios y prerrogativas. La organización nacional del pueblo, la confederación debe ser expresión de un pueblo vigoroso que no espera respuestas sino que propone, exige y ejecuta soluciones.

La confederación nace en cada territorio, agrupando consejos comunales o comunas, que se organizan por ejemplo para resolver el problema del gas. Con un censo detallado podrán coordinar la distribución, establecer las tareas inherentes. Las vocerías en cada territorio deben transcenderlo y conformar vocerías parroquiales, municipales y estadales. Esas vocerías estadales establecer la vocería nacional. En cada nivel de la estructura se integran las tareas: suministro de gas, electricidad, agua, alimentos.

Estos voceros no serán diputados, ministros, presidentes de institutos, tampoco gobernadores, alcaldes o concejales. Vivirán donde siempre han vivido, informarán y exigirán al Estado, rendirán cuenta e informarán para hacer funcionar la estructura. La reuniones en la capital serán eventuales, con pernoctas en la casa de los compañeros en esos territorios, nada de Meliá, Alba Caracas, Tamanaco, etc.

El Censo que recoge cada ámbito de la realidad del territorio permitirá diseñar las políticas, propuestas, siempre con arreglo a las necesidades reales de la gente. También permitirá conocer las relaciones de propiedad en el territorio: la propiedad de la tierra, medios de producción, líneas de transporte, todo lo que forme parte de la potencialidad del territorio para poner ese potencial al servicio de las políticas diseñadas.

Desde lo local hasta lo nacional el pueblo tendrá la posibilidad de definir el funcionamiento orgánico de los procesos, desde la distribución del gas hasta el comercio exterior, desde el suministro de alimentos hasta la circulación de capitales a través de la banca.

No habrá espacio para los precios de hoy, nadie quedará desamparado, labraremos juntos el futuro que soñamos con Chávez.

Es Socialismo o la Nada

La continuidad de la revolución es la Confederación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top