skip to Main Content
LUCHA IDEOLÓGICA DE BAJA INTENSIDAD 2

EDITORIAL: LUCHA IDEOLÓGICA DE BAJA INTENSIDAD

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Por qué cada día se puede decir menos? ¿Pretenderán controlar hasta el pensamiento?

La lucha ideológica en el seno de la revolución es una lucha de baja intensidad, sólo la dirigencia tiene razón, se imponen el poder y el criterio de autoridad, el que exponga algo distinto a lo permitido es descalificado no desde la coherencia del ejemplo, desde los argumentos que educan al que algo plantea o expone y permite aprender al resto, sino desde la arrogancia que no necesita ningún fundamento.

Otra de las características de esa lucha es que la autoridad y el poder no se guían por la realidad sino por lo que los complace, por lo que quieren oír. Así, todo lo que no les cuadra es dogmático, criticismo que hace el juego a la derecha, habladera de paja, infantilismo de izquierda.

Ya es común que se “cartelicen” las opiniones sobre un tema o una persona, tienen sus operadores ideológicos que establecen cómo son las cosas, y una vez establecida la trama nadie puede chistar.

Por esa razón la marcha campesina admirable fue de gran impacto, porque se atrevieron a decir lo que muchos ven, piensan, sienten pero no pueden expresar para no desentonar o agregar un problema más a los que aporta la crisis.

Muchos compañeros nos escriben para que expresemos nuestra opinión respecto a las medidas anunciadas para el 20 de agosto y su impacto en la realidad agobiante que vivimos. A ellos les decimos que no contamos con la información necesaria para esclarecer los efectos de lo anunciado, nos corresponde esperar a que se completen los anuncios y llegue el día 20 de agosto. Respetamos todas las opiniones favorables y el optimismo que muchos compañeros expresan, como ellos nosotros también necesitamos que la situación mejore.

En todo caso, hoy lo que existe son más interrogantes que certezas, y será la realidad la que tenga la última palabra. Nosotros defendemos el derecho a participar, no ganamos dinero por decir lo que decimos, al contrario, a veces recibimos intolerancia y descalificaciones de quienes no aceptan que se defiendan las ideas con argumentos.

Quienes nos conocen saben de nuestra probidad, no pedimos cuartel y tampoco dejaremos de defender nuestras ideas, que son las ideas que forjaron nuestra patria. Desde las ideas de la Revolución Francesa que influenciaron a Simón Rodríguez, al Libertador Simón Bolívar, y también a los bolcheviques que estudiaron la dualidad de poderes. Pasando por las ideas de los socialistas utópicos que en nuestra tierra se encontraron con Zamora. O las ideas de la Revolución Cubana, de Fidel y el Che, al que algunos califican de pequeño burgués desde la cómoda modorra que disfrazan de un leninismo anquilosado anclado en las tesis de Plejanov superadas por el propio Lenin. O de Miguel Enríquez y el MIR Chileno, tildados de ultraizquierdistas por quienes anhelan una burguesía “patriota”. Hasta llegar al Comandante Chávez, al que tratan de convertir en depositario de cualquier desvarío reformista, del discurso permitido, y ocultar el Chávez radical de Tatuy TV, que les pesa tanto que lo transmiten sin comentarios.

Este camino es largo, sinuoso, lleno de incomprensiones y de intentos de no pasar de lo permitido. Paradójicamente la tradición militante no es sólo portadora de ideas avanzadas, es también en algunos casos portadora de ideas conservadoras y caducas, así vemos dirigentes de tradición comunista que son los mejores aliados del regreso al capitalismo (que disfrazan diciendo que nunca ha habido socialismo), que no superan esquemas etapistas de desarrollo de las fuerzas productivas remozados ahora con términos como productivos o empresarios patriotas.

La sustitución de oligarquías no puede ser la meta del pueblo, los humildes tienen que pelear por el poder del pueblo, para eso es fundamental construir una organización nacional del pueblo organizado, que vaya desde lo local hasta lo nacional, nosotros la llamamos Confederación Nacional del Poder Popular de acuerdo a lo planteado por el Comandante Chávez en varias ocasiones, una de ellas, en el Aló Presidente N° 263, 21/01/2007:

“…Yo quiero, les pido que empiecen a organizar en cada estado, la Federación de los Consejos Comunales y los Alcaldes lo que tienen que hacer es estar subordinados a eso, empujando, ayudando y los Gobernadores donde haya (…) debemos trascender ahora lo local, y debemos crear, ir creando por Ley en primer lugar, una especie de confederación regional, local, nacional de Consejos Comunales. Tenemos que ir marchando hacia la conformación de un estado comunal (…) y éste sin duda, debe tener fuertes elementos geográficos que la unifican, fuertes elementos culturales que la unifican, fuertes elementos incluso antropológicos, históricos, humanos, muchas veces hasta étnicos (…)Ustedes elegirán quiénes van a ir a ese Consejo, será como un consejo de gobierno de ese espacio. Más adelante debemos marchar hacia una Confederación más amplia de Consejos Comunales hasta que abarquemos todo el país. No debe quedar en el futuro, ni un sólo espacio donde no funcione un Consejo Comunal, donde no haya una comunidad organizada. Entonces ¿cómo? la explosión del poder comunal, los consejos comunales pero transcendiéndolo lo local, mirando ya lo regional, federación de consejos comunales, he pensado, confederaciones de consejos comunales que vayan asumiendo cada día más poder, todo el poder para los soviet decían allá en la Rusia comenzado la revolución socialista, todo el poder para los consejos comunales, el poder para el pueblo y el primero de ellos el conocimiento, la organización.”

Ahí está nuestro compromiso, con la gente sencilla, no con empresarios “patriotas” o la inversión extranjera que sólo sirven para edificar espejismos.

Es el Socialismo o la Nada

La continuidad de la Revolución es la Confederación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top