skip to Main Content
LAS EXPRESIONES DE LA LUCHA DE CLASES

EDITORIAL: EXPRESIONES DE LA LUCHA DE CLASES

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Hay lucha de clases en Venezuela? ¿Es ultraizquierdismo advertirla?

Para hablar de la lucha de clases que se expresa en nuestro país podemos indagar un poco en la historia. Federico Engels en uno de los prólogos del libro de Marx El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte (1), dice:

“Francia es el país en el que las luchas históricas de clase se han llevado siempre a su término decisivo más que en ningún otro sitio y donde, por tanto, las formas políticas versátiles dentro de las que se han movido estas luchas de clase y en las que han encontrado su expresión los resultados de las mismas, adquieren también los contornos más acusados. Centro del feudalismo en la Edad Media y país modelo de la monarquía unitaria estamental desde el Renacimiento, Francia pulverizó al feudalismo en la gran revolución e instauró la dominación pura de la burguesía bajo una forma clásica como ningún otro país de Europa. También la lucha del proletariado revolucionario contra la burguesía dominante reviste aquí una forma violenta, desconocida en otras partes. He aquí por qué Marx no sólo estudiaba con especial predilección la historia pasada de Francia, sino que seguían también en todos sus detalles la historia contemporánea.”

“Pero a esto vino a añadirse otra circunstancia. Fue precisamente Marx el primero que descubrió la gran ley que rige la marcha de la historia, la ley según la cual todas las luchas históricas, ya se desarrollen en el terreno político, religioso, filosófico, ya en otro terreno ideológico cualquiera, no son, en realidad, más que la expresión más o menos clara de la lucha entre clases sociales…”

Para analizar lo expresado por Engels en clave latinoamericana podemos citar la experiencia chilena durante el gobierno de la Unidad Popular, donde la tradición y vocación democrática, el respeto a la constitución y las leyes, de las fuerzas armadas y la sociedad chilenas dejaron de enmascarar la lucha de clases, el fascismo desnudó la pugna en toda su magnitud.

Esto justamente es lo que analiza el revolucionario cubano Armando Hart en un acto homenaje a Miguel Enríquez (2), quien había caído en combate a manos de la dictadura fascista impuesta en Chile, Hart expresa lo siguiente:

“Y si hay algún ejemplo reciente, a la vista de todo el mundo, de las verdades descubiertas por Marx acerca de la lucha de clases, ese ejemplo lo dio la pandilla militar que cercenó las libertades democráticas y las instituciones en que decían fundamentar su autoridad, su prestigio y su historia las fuerzas armadas chilenas. No saben Pinochet y su camarilla lo mucho que han contribuido con su acción criminal a confirmar, a los de los revolucionarios, la necesidad de la “dictadura popular” como instrumento de poder de las masas trabajadoras contra la oligarquía. No saben cuánto han ayudado a subrayar, ante todos nosotros, el papel de las clases reaccionarías, y los modos y maneras con que ejercen su cruel dictadura burguesa.”

“Bastaría repasar “La guerra civil en Francia”, de Carlos Marx, y las experiencias extraídas de la Comuna de París por los fundadores del socialismo científico para darse cuenta de la identidad de problemas que enfrenta la clase obrera chilena, tras el golpe reaccionario, a los que abordaron Marx y Engels. Las crónicas que llegan de Chile parecen de otro tiempo y lugar, copias al carbón de las crónicas que salían de Francia tras los sucesos de la Comuna. Recordamos que en su viaje a Chile, Fidel nos decía: “… Si Marx viviera, podría venir a Chile para comprobar todas sus concepciones”.

La historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases, es una frase muy conocida pero que para muchos no tiene nada que ver con nosotros, sin embargo, en Venezuela (como en la Francia estudiada por Marx y el Chile de Allende) las expresiones de la lucha de clases se manifiestan por doquier y no sólo en la acción de la oligarquía, sino también a través de los defensores de la ideología pequeño burguesa, cancerberos del capitalismo, y que paradójicamente acusan a los revolucionarios de hacer el juego a la derecha. Veamos un ejemplo.

Estos personajes, que a veces hasta se hacen pasar por comunistas, respecto a la experiencia chilena con Allende no hablan de la lucha de clases y su expresión cruenta desplegada en toda su bestialidad, sino de la supuesta oposición de ultraizquierda que hacía el juego a la contrarevolución por parte del MIR.

Baladí el argumento pero necesario analizarlo e inscribirlo en la lucha de clases que se escenifica en nuestro país.

Salvador Allende en medio de las más difíciles condiciones durante el golpe fascista envía un mensaje al Secretario General del MIR, Miguel Enríquez, le dice que ahora el turno de continuar con la revolución y el camino al socialismo le corresponde a él. Extraña manera del Presidente Allende de reclamar el ultraizquierdismo de Miguel y el MIR en un momento como ese, donde se había dirigido al pueblo chileno en los términos que todos conocemos por la inolvidable alocución a través de Radio Magallanes.

Por su parte, los aportes de Miguel y el MIR, las enseñanzas que se desprenden de su experiencia generalmente son ignoradas o sustituidas por descalificaciones como las que hemos mencionado, es por ello que consideramos necesario citar parte del diagnóstico que hacían Miguel y el MIR en el año 1972:

“Lo que en el fondo está ocurriendo en Chile es que la UP se ha ido deteriorando en la medida que no se decide a ganar fuerza movilizando a las masas, señalándole al enemigo (…) Más aún mientras más concesiones se haga a la PDC (demócrata cristianos) mientras más se frene al proceso, mientras más se negocie con los partidos que representan a la burguesía y al imperialismo, mayor será la debilidad de la izquierda y mayor fuerza adquirirá la clase dominante.” (3)

No fue el supuesto ultraizquierdismo lo que debilitó al gobierno de la Unidad Popular, fue la poca firmeza para asumir la lucha de clases, luego se vio lo que era inexorable, la derecha no perdona, y con la mayor crueldad restituyó los privilegios perdidos y su hegemonía.

En Venezuela el gobierno dialoga con la derecha (el jefe del diálogo dominicano por la derecha era Julio Borges, hoy organizador del magnicidio contra el Presidente Maduro), libera terroristas de las guarimbas, libera sin dar explicación alguna al jefe de la CIA para América Latina, quien al llegar a Estados Unidos se reunió con Trump; pero a pesar de todo eso los señalados de hacerle el juego a la contrarrevolución son los que se atrevan a criticar la colaboración de clases, la contemporización con los enemigos del pueblo y sus consecuencias. Miguel Enríquez y el MIR son ultraizquierdistas por advertir lo que sucedió a la postre.

Hoy, el reformismo arrogante con los revolucionarios, implora sumiso por la apertura, por la inversión extranjera que nos salve de la crisis, por una NEP tropical que nos legue una burguesía patriota, y si eso fracasa ya tienen un culpable: el ultraizquierdismo que debilitó a la revolución.

Como ayer en el Chile de Allende plantear apertura y conciliación en medio de la contienda debilita la posibilidad de respuestas a favor del pueblo. El fascismo chileno demuestra que no habrá compasión, la única posibilidad para los humildes es construir una organización desde lo local hasta lo nacional, la Confederación Nacional del Poder Popular, con una dirección coherente y sólida que asuma la lucha de clases sin la cobardía reformista y ponga el Estado al servicio de las necesidades reales de la población.

Es el Socialismo o la Nada.

La continuidad de la Revolución es la Confederación.

FUENTES:

(1) El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte. Carlos Marx. Colección Roja. Serie Pensamiento Marxista. Fundación Editorial El Perro y la Rana. Año 2010. Pág. 24

(2) Discurso leído por Armando Hart Dávalos, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, en el acto celebrado en Ciudad de La Habana, en homenaje a Miguel Enríquez, Secretario General del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) chileno, caído el 5 de octubre combatiendo a las hordas fascistas de la Junta Militar chilena. Digitalizado por el Centro de Estudios Miguel Enríquez.

(3) Miguel Enríquez y el proyecto revolucionario en Chile. Discursos y Documentos del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR. Centro de Estudios Miguel Enríquez. Año 2004. Pág. 111.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top