skip to Main Content
LOS DESEOS QUE JUSTIFICAN PACTOS

EDITORIAL: LOS DESEOS QUE JUSTIFICAN PACTOS

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Por qué ahora lo fundamental es el deseo de pactos económicos que sostengan los precios?

Mucha gente en medio de la confusión opta por apoyar ciegamente, por esperar desde el deseo que todo mejore. Desde el Estado se impulsa el veto a la contradicción, todo va bien, todos es posible si apoyas, hasta de magia se habla. El gobierno acuerda con los grandes empresarios y convoca a la gente a pelear con los comerciantes, es decir, el gobierno abre la regadera y la gente tiene que tapar orificio por orificio.

No contradecir al gobierno es lo fundamental, el plan de recuperación va bien, ya no importa el socialismo, el que hable de eso no entiende la racionalidad económica, es ultraizquierdista. Lo cierto es que podrán decir cualquier barbaridad pero que vamos al socialismo ya no pueden, y si lo dicen convierten al que lo crea es una especie de dogmático ingenuo.

Vamos al socialismo acordando con los grandes oligopolios unos precios “anclados” en el dólar ilegal, o a “tasas competitivas” como prefieren llamar las autoridades de finanzas. Reconocen como base el dólar ilegal que tanto atacaron desde la queja, para empezar a competir con las páginas web que ya marcan como promedio una cifra muy superior a los 60 bolívares por dólar del dicom. El esquema que se pretende no puede funcionar porque parte de la premisa de regular al capitalismo. Se trata de estimular al capitalismo y asumir las consecuencias sociales a través de lo que denominan subsidio directo.

La pregunta que salta a la vista es ¿si se hacen acuerdos con los grandes empresarios, y con emoción se anuncian los precios acordados, quiénes eran entonces los que nos tenían la guerra económica? También podemos preguntarnos ¿si los que ahora acuerdan estaban involucrados en esa guerra entonces los amnistiaron?

La población se conforma con creer que el bono del carnet o el salario ahora sí alcanzarán, el gran reto revolucionario es ver que los comerciantes no suban los precios, es poder comprar lo que está en la lista al precio de la lista. Todo lo demás que sea privativo no importa, no cuenta, un dibujante que pretenda las tintas y lápices correspondientes debe optar por dejar de dibujar. Además, cómo se lograron esos precios no importa, el gobierno puede pactar lo que sea siempre que se pueda comprar comida, después a esos pactos cómo los llamen no es importante, tampoco si hipotecan el futuro de generaciones enteras.

El capitalismo goza de buena salud, ahora lo llaman postrentismo pero no deja de ser capitalismo, no pudieron con los motores desplazar a la oligarquía tradicional entonces ahora la reconocen. Ya vendrán los anuncios dirigidos a los motores, a los empresarios patriotas.

Con los empresarios de toda ralea se pacta todo, y el pueblo que se conforme con su sistema de protección, nadie se pregunta por qué el pueblo se tiene que conformar con la caja y los bonos mientras los empresarios se ganan todo. Por ejemplo: ¿Cómo y dónde pasa las vacaciones el pueblo y dónde y cómo los empresarios? ¿Lo empresarios tendrán algún problema para comprar las listas de útiles escolares? ¿Pedirán carros prestados para llevar a su familia a La Guaira y subir el mismo día? ¿Tienen que llevar la comida hecha?

Para concluir este editorial, queremos citar un discurso del Presidente Maduro en el Congreso Extraordinario del PSUV el 12 de diciembre del año 2015, para recordar algunas cosas que a veces se olvidan, para que después nadie diga otra vez que los empresarios son malucos y los engañaron:

“Ayer teníamos una reunión muy buena, el Gran Polo Patriótico y varios compañeros de allí, entre ellos Didalco Bolívar, secretario general del Gran Polo, perdón, de Podemos, proponía el diálogo con los sectores empresariales, y le dije, Didalco estoy de acuerdo, aquí hay gente trabajando, produciendo, sin lugar a dudas, y yo siempre le envío un saludo y todo nuestro respaldo; hay gente que quiere producir porque ama a Venezuela, es verdad; pero yo tengo mil experiencias que contarte sólo este año de reuniones de trabajo donde en base a la Ley llegamos a acuerdos pertinentes, aceptados por las partes, y al otro día salen y hacen todo lo contrario contra el pueblo. ¿Es o no es guerra económica? Lo que pasó con los hueveros pues, lo voy a decir mil veces. ¿Dónde se producen los huevos pues? ¿No es los pueblos donde están ustedes, en las ciudades donde están ustedes? ¿Y vamos a dejar que esos hueveros destruyan este país y le quiten los huevos al país? Sí lo hemos permitido, y yo asumo esa responsabilidad frente al pueblo, pero ustedes me tienen que ayudar.

La batalla hay que llevarla a lo territorial, a lo local, a lo concreto, a lo sectorial, y ganarla ahí, porque nosotros queremos producir, pero queremos reglas de juego, no capitalistas, no neoliberales. Ellos nos quieren imponer un capitalismo más salvaje que todos los que conoció Venezuela en el pasado, ya lo impusieron pues…”

Es así como concluía el Presidente Maduro, ya impusieron el capitalismo, y en el conformismo no se vislumbra la posibilidad de retomar la senda de Chávez.

Es Socialismo o la Nada.

La continuidad de la Revolución es la Confederación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top