skip to Main Content
PDVSA NO NECESITA A LOS PRIVADOS DE LOS ACUERDOS DE SERVICIO CONJUNTO

PDVSA Y LA NUEVA APERTURA PETROLERA

Por: Ing. José Maurera / Trabajador Petrolero

 

El Comandante Chávez como parte del proyecto de soberanía e independencia, ordenó la compra de equipos para Servicios Petroleros, taladros de perforación, cabilleros, equipos para la cementación de pozos, de tubería flexible, guaya fina, entre otros. Con la adquisición de estos equipos y herramientas PDVSA es dotada de una capacidad para las operaciones de construcción de pozos, rehabilitación de pozos, y otros servicios petroleros como muy pocas empresas dedicadas a esta actividad.

En algunos servicios se adquirió la cantidad suficiente como para asumir casi toda la necesidad, por ejemplo, equipos para la cementación de pozos, pero no sólo para este momento 12 de Septiembre 2018,   contamos con máquinas y herramientas, además contamos con un talento humano que está entrenado  y con muchas horas de experiencia que lo hacen de los mejores.

En cementación de pozos contamos con un grupo de trabajadoras y trabajadores que han ejecutado más de 500 trabajos en dos años de operaciones, con 8 sets activos, con una efectividad perfecta.

En perforación direccional, contamos con trabajadoras y trabajadores con más de un millón de pies perforados, en dos años de operaciones con 8 frentes de trabajo en promedio, tenemos operadores en los taladros con grandes habilidades y experiencia en distintos ambientes. Todos tenemos nuestras fallas y limitaciones, tanto o menos que las empresas privadas, producto sobre todo de las fallas gerenciales, de actores que siendo corresponsables de la situación actual siguen siendo gerentes, las trabajadoras y trabajadores comprometidos con la propiedad social de nuestros recursos hemos planteado cambiar el modelo de gestión, pero no hemos hecho la suficiente en este sentido.

Con toda esta capacidad PDVSA ha podido inclusive prestar servicios petroleros en el exterior, como una opción para la captación de recursos financieros distintos a la venta de petróleo, con los acuerdos construidos por la Revolución Bolivariana como el ALBA, PetroCaribe, la OPEP y otras relaciones con países que poseen hidrocarburos y que contratan a empresas para los servicios petroleros.

PDVSA cuenta entonces con las herramientas y equipos suficientes para asumir una importante porción de los requerimientos de estos servicios, con una reorganización del talento humano es suficiente para contar con la cantidad necesaria de operadores y operadoras que activen toda esta potencialidad que lamentablemente se ha aprovechado tímidamente, por razones innobles y sin justificación, como dice Salvador de La Plaza, antes de contemplar una opción privada hay que agotar las opciones propias, y no están agotadas, por lo que no es correcto una firma de acuerdos para servicios conjuntos, como la firmada el pasado 28 de Agosto de 2018, acuerdos en los cuales se aportarán muchos de estos equipos y herramientas para que sean gestionados por empresas privadas, que no tienen el recorrido y la trayectoria que tenemos las trabajadoras y trabajadores de PDVSA, aunque algunos de los dueños y gerentes sean ex gerentes de esta empresa del estado. Dicho acuerdo contempla el aporte de 430 millones de dólares por estas empresas privadas, este aporte ocurrirá sólo una vez, los trabajadores y trabajadoras hemos hecho propuestas en diferentes operaciones y para atender diferentes necesidades que ahorrarían más de un millardo de dólares anualmente si se les diera el respaldo en los hechos, no en papel como ha sido hasta ahora lamentablemente, lo que indica que no hay razones ni financieras, ni de bienes de capital, ni de experiencia, ni tecnológicas y mucho menos de amor a la patria, compromiso con nuestras y nuestros compatriotas.

Se deben realizar todas las facilidades necesarias en el Complejo José Antonio Anzoátegui para que la propuesta del uso de la Nafta residual  sea aprovechado en su totalidad, es decir, sustituir hasta 80% de la Nafta importada, lo que nos ahorraría cerca de 600 millones de dólares/año.

Darle todo el apoyo a la propuesta para la manufactura de catalizadores en el país, que sustituiría una porción importante de los importados, todo el apoyo a la construcción de los cabezales Roraima y Arturito que nos permitirá sustituir en gran cantidad los importados, sobre todo de los EE.UU y Canadá, cada cabezal importado por el orden de 60.000 $, cada pozo productor en la FPOHRCF requiere uno de estos.

Apoyo decidido a la instalación de la fábrica de insertos para llaves hidráulicas, que hoy son importados 100%, y nuestra propuesta apunta a sustituir el 100% de la necesidad nacional, y exportar estos consumibles con un costo de unos 15 $ por unidad, y cada pozo construido podría consumir al menos 80 unidades, apoyo a la gestión directa de los servicios de alimentación en los comedores de PDVSA, mejorando la calidad del servicio y reduciendo costos, apoyo a las iniciativas Villa Mi puente, Hugo Chávez y todas las demás que persigan dotar de vivienda digna a la familia de las trabajadoras y trabajadores que carecen de este bien tan esencial, apoyo a las gerencias de Cementación de Pozos y Perforación Direccional, todas estas iniciativas, que no son todas, apuntan a mejorar la eficiencia de nuestra industria, abaratar costos, independencia económica, política y tecnológica, no solo pensando en los procesos, están pensadas para el ser humano, para la sociedad. Como pueden ver compatriotas tenemos con qué, no estamos siendo necios. Primero agotemos nuestras opciones, luego apelemos a terceros.

José Maurera

Jose.maurera@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top