skip to Main Content
A 30 AÑOS DE LA FUNDACIÓN DE LA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES UBA 2

A 30 AÑOS DE LA FUNDACIÓN DE LA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES-UBA

“Se cumplen 30 años de la fundación de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Su fisonomía con 5 carreras es fruto de una derrota”. Así comienza su opinión en una red social el compañero Pablo Bonavena, profesor e investigador de la carrera de Sociología, integrante de la CONADUH, sindicato al que yo también pertenezco. Y a continuación pega un recorte del diario CLARIN del viernes 26/8/1988, dando cuenta de aquel hecho, donde la facultad se funda rodeada de “un vasto operativo”, con personal uniformado, carros de asalto y vallas policiales, para impedir acercarse al movimiento estudiantil, solicitadas por el tristemente célebre rector Oscar Shuberoff (aquel mismo que había comprado propiedades en EEUU con fondos públicos). Recorte periodístico que personalmente yo no tenía. Agradecido por el recorte de archivo. Y agrego que coincido con ese diagnóstico: dejando de lado la vergüenza de la presencia policial ya desde su fundación, una Facultad de Ciencias Sociales con 5 (cinco) carreras fue y es producto de una derrota.

Antes de ser docente e investigador, desde la militancia en el movimiento estudiantil recuerdo asambleas masivas de muchas facultades (por ejemplo una realizada en la facultad de odontología, si la memoria no me falla) donde la mayoría reclamábamos: POR UNA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES DE 14 (CATORCE CARRERAS). No era cuestión de números. Aunque hoy la lucha de resistencia quedó reducida principalmente a “mayor presupuesto” y “mayor salario” y a vivir siempre A LA DEFENSIVA…, frente  a los recurrentes ataques neoliberales y privatizadores— se trataba entonces y se trata hoy de replantearnos la defensa de la universidad pública, gratuita, laica, masiva y de alta calidad.

En ese horizonte, la cuestión pendiente, siempre postergada, continúa siendo la reunificación de las ciencias sociales. Es decir, el intento de revertir la sangría ejecutada por las intervenciones a la universidad de Alberto Eduardo Ottalagano y Oscar Ivanissevich de septiembre de 1974 (tras el rectorado efímero al frente de la UBA del historiador marxista Rodolfo Puiggrós) y la destrucción sistemática llevada a cabo por la dictadura militar de 1976-1983, la clausura de materias y el cierre de carreras, el desmembramiento de facultades completas, la manipulación de las cátedras y concursos, la pulverización de las bibliotecas y la quema de libros; y lo más trágico de todo: el exilio forzado o directamente el secuestro y la desaparición de miles de estudiantes y docentes.

En la introducción al libro-antología CIENCIAS SOCIALES Y MARXISMO LATINOAMERICANO (Buenos Aires, Editorial Amauta Insurgente, 2014) desde nuestra cátedra de Sociología intentamos fundamentar en el plano epistemológico aquella reivindicación político-pedagógica que propugna la reunificación, hoy fuera de la agenda, de las ciencias sociales, incluyendo las carreras y “disciplinas” que se estudian en las facultades de economía, psicología, filosofía y letras y ciencias sociales (puede consultarse el texto de fundamentación en el siguiente link: http://cipec.nuevaradio.org/?page_id=4).

Entre otras fuentes teóricas allí utilizadas, nos apoyamos en un libro clásico del pensador marxista argentino Ernesto Giudici: EDUCACIÓN, REVOLUCIÓN CIENTÍFICO-TÉCNICA Y REORGANIZACIÓN UNIVERSITARIA (Buenos Aires, 1966, publicado poco tiempo antes de “la noche de los bastones largos”, cuando el general dictador Onganía muele a palos los cerebros universitarios y todo lo que esté vinculado con la ciencia).

Allí, en la mencionada obra, Giudici sugirió la creación de un ciclo común a todas las carreras de la UBA, priorizando un ángulo metodológico basado en la lógica dialéctica y en la categoría de “totalidad” que Marx empleara en los GRUNDRISSE (la primera redacción de EL CAPITAL). Lo hacía oponiéndose abiertamente al cientificismo empirista de Mario Bunge, Gino Germani y todos los partidarios de la “departamentalización” de la UBA, proyecto que en nombre de la “modernización” (con abultados y sucios dineros de la Fundación FORD-CIA) se intentaba desplegar desde los tiempos del presidente Arturo Frondizi y la polémica de alcance nacional “laica o libre” (1958) que enfrentó a quienes defendían la universidad pública con los negociantes, “en nombre de Dios”, de los dinerillos privados.

La propuesta de ciclo metodológico común que en 1966 promovía Giudici apuntaba expresamente sus dardos contra la fragmentación neopositivista del conocimiento científico y del proceso de enseñanza-aprendizaje que se venía implementando desde 1958. En dicha fragmentación “modernizadora”, cada materia ya no debería pertenecer a una carrera específica ni a un objeto de estudio delimitado sino que debía ser concebida, en nombre de “la ciencia” (así, en forma genérica, sin apellidos ni contextualización histórico-social alguna), como un comodín manipulable, pasible de ser empleada por cualquier disciplina… o incluso empresa capitalista, como si la metodología pudiera ser meramente lógico-formal-instrumental y neutralmente valorativa. No casualmente la “inocente” Ford Foundation depositó gruesos billetes verdes a favor de dicho proyecto en la carrera de Sociología dirigida por Germani (las fuentes más confiables hacen referencias a un cuarto de millón de dólares para una carrera que no llegaba a 100 estudiantes).

La crítica epistemológico-pedagógica de Giudici volcada en su libro de 1966 prolongaba la huelga estudiantil de 1963 encabezada por el sociólogo desaparecido Daniel Hopen contra el empirismo abstracto de las materias de “Método” que Gino Germani, inspirado en la sociología estadounidense, había impuesto en la Carrera de Sociología de la UBA desde 1958 en adelante. Por esos mismos años el historiador Milcíades Peña también se había empeñado en polemizar contra el empirismo de Gino Germani a propósito de la obra LA IMAGINACIÓN SOCIOLÓGICA de Wright Mills.

En EDUCACIÓN, REVOLUCIÓN CIENTÍFICO-TÉCNICA Y REORGANIZACIÓN UNIVERSITARIA Giudici defiende el carácter holista y totalizante de las ciencias sociales, problemática sobre la que había discutido desde 1957 con otro pensador marxista argentino: el pensador Carlos Astrada (recordemos que para Marx y Engels, ya desde LA IDEOLOGÍA ALEMANA, la concepción materialista y multilineal de la historia es la nave madre de todos los estudios sociales, económicos, políticos y culturales). Por eso Ernesto Gudici proponía un ciclo unificador común a todas las disciplinas de la UBA que permitiera al movimiento estudiantil adquirir herramientas histórico-metodológicas de estudio e investigación.

Después de dos dictaduras contrainsurgentes, cívico-político-militares (la de 1966-1973 y la de 1976-1983), la propuesta de Giudici no tuvo asidero en la Universidad Argentina. Se impuso, en cambio, algo completamente distinto aunque tuviera un nombre similar.

Tras la derrota de Malvinas de 1982 y la retirada pactada de la dictadura militar de 1983, desde 1985 en adelante, los intelectuales vinculados al partido UCR (Unión Cívica Radical, HOY APÉNDICE DEL MACRISMO), con su brazo estudiantil conocido como Franja Morada, a contramano de la perspectiva dialéctica original de Giudici, bastardearon esa propuesta pedagógica y la convirtieron, de la mano del sociólogo Francisco Delich y varios “post marxistas”, en el tristemente célebre CBC (Ciclo Básico Común). Engendro pedagógico nacido del neopositivismo y el desgajamiento del conocimiento en fragmentos aislados e inconexos (antesala del posmodernismo por entonces en boga que Delich y otros colegas suyos trajeron del París post-1968).

Desde su fundación, el sociólogo y rector de la UBA Francisco Delich definió al CBC sin ambigüedad como “una playa de estacionamiento” (sic), es decir, la ilusión clase-mediera de ingresar a la Universidad durante algún tiempo, dejando afuera a quienes no venían de una escuela secundaria de cierto nivel (léase: los sectores periféricos provenientes de familias trabajadoras de un circuito con escolarización de bajo estándar). En concreto: un filtro para la masa estudiantil popular que neutralizara las propuestas de fondo, cambiando pequeños detalles de forma para que la vieja y anticuada universidad y sus minoritarios y jerárquicos claustros medievales siguieran gestionando una masa de dinero gigante “a gusto y piacere”, al costo de una Universidad e instituciones de Ciencia, Técnica e Investigación cada vez más subordinados al Mercado y las empresas privadas.

¡Bien lejos de la Reforma Universitaria de 1918 de la que la Franja Morada (brazo estudiantil de Delich y su camarilla de amigotes), tramposamente, se proclamaba “heredera”! Una manera elitista de presentar como “popular” y “democrático” lo que prolongaba el elitismo de los arcaicos y sucios exámenes militares para ingresar a la UBA.

En ese clima cultural tan particular, en 1988 se crea la Facultad de Ciencias Sociales, sobre el subsuelo epistemológico del neopositivismo cristalizado en la materia “Introducción al conocimiento científico” (IPC) y el cada vez más extendido posmodernismo, promovido entonces desde el CBC por figuras banales y mediáticas como Tomas Abraham (luego admirador de Domingo Cavallo y hoy de Mauricio Macri).

Recuerdo el relato que me transmitió un ex marxista, ex vicedirector de la Biblioteca Nacional (que hoy publica sobre Marx y los primeros viajeros a la Unión Soviética con sellos editoriales directamente… macristas, ya sin mediaciones, cuidados ni vergüenza alguna), cuando me confesó “la Carrera de Sociología nos la repartimos en un bar en la segunda mitad de los años 80”. Sí, nada de concursos, evaluaciones científicas ni seriedad académica. ¡En un bar! Era un secreto a voces. Lo sigue siendo.

Esa es la triste realidad que no siempre resulta accesible al movimiento estudiantil, incluso el más entusiasta, participativo y militante. Una realidad mediocre, encubierta luego con mil reglamentos, disposiciones burocráticas, resoluciones administrativas, concursos amañados y “caballos del comisario” que ganan cualquier carrera, pasada, presente o futura, antes de que se inicie. En una facultad repleta de profesoras y profesores que trabajan durante largos años gratis en nombre del idioma latino (“ad honorem”) y donde hay docentes que tienen que concursar tres o cuatro veces su mismo cargo mientras otros, o sea, los que “saben negociar” (guiñada de ojo de por medio…), llegan a jubilarse sin haber tenido que pasar por el stress de un concurso en toda su carrera académica.

Por aquellos mismos años 80, cuando se fundaba la Facultad de Ciencias Sociales mientras Delich y el Club de Cultura Socialista no sólo monopolizaban la dirección de la UBA y el CBC, sino también posgrados, cátedras, editoriales, suplementos culturales masivos y todo un repertorio de recursos sociales típicos del “homo academicus”…. un historiador de reconocimiento mundial, que dio clases en Frankfurt (además de haber estado prisionero en campos de concentración del general Pinochet) como Luis Vitale perdía su concurso en la Carrera de Sociología de la UBA “¡por… no haber utilizado el pizarrón!” (Aquí iría un… GIGANTE EMOTICÓN DE BURLA). Algo muy similar a lo que le había sucedido unos 15 años antes al sociólogo y politólogo Silvio Frondizi (asesinado en 1974 por el terrorismo anticomunista de la Triple A) en diversas facultades. Lejos quedaba “la época gloriosa” de la UBA, de las publicaciones célebres de EUDEBA en tiempos de Boris Spivakow y los cinco premios Nobel de la universidad pública argentina.

La crisis actual no es sólo hija de los CEOS ignorantes, mediocres y privatistas del macrismo, enemigos declarados de la UBA, del CONICET, de la escuela pública, de los profesorados y de todo lo que tenga el perfume irreverente de la gratuidad, la masividad, los sectores populares, las bibliotecas y los libros.

Nuestra crisis viene de lejos y no deja de profundizarse.

A 100 años de la Reforma Universitaria de Córdoba y 30 años del nacimiento de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA sigue pendiente una verdadera reunificación de los saberes sociales. Proyecto que sólo se logrará con la participación masiva en las luchas universitarias, la democratización a fondo y el enfrentamiento sin medias tintas contra los privatizadores (de afuera y de adentro) y el Mercado.

NESTOR KOHAN

(lunes 10 de septiembre de 2018)

www.cipec.nuevaradio.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top