skip to Main Content
La Batalla Ideológica

EDITORIAL: LA BATALLA IDEOLÓGICA

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

 

¿Para qué necesitamos dirigentes en el Estado cuya solución a los problemas es entregarse al capital? ¿Cómo pretender que la política que configuran sigue la senda de Chávez?

A estas alturas existen suficientes evidencias del rumbo equivocado que transita el gobierno nacional: 

1.    El desmantelamiento de la política petrolera a través de la exoneración fiscal a las transnacionales, la entrega de pozos petroleros bajo la fachada de contratos de servicios, la violación flagrante del Decreto 5.200 promulgado por Chávez donde se establecen las condiciones para las empresas mixtas a partir de una relación accionaria que en ningún caso puede ser menor al 60% para el Estado Venezolano y 40% para el capital privado, esa relación fue transgredida por el gobierno nacional en PetroSinovensa y Petromonagas. La propuesta del Constituyente Paravisini de eliminar PDVSA y crear una Corporación de Energía que evoca la Agencia de Energía que propone Guaidó. La entrega de equipos y activos de la industria petrolera nacional a empresas privadas recién creadas, el desmantelamiento de exitosas experiencias de los trabajadores petroleros a través de los injertos socialistas como es el caso de Perforación Direccional en la Faja Petrolífera del Orinoco.

2.    La privatización de activos de la nación en diversas ramas de la economía, podemos mencionar algunos casos: la cadena hotelera Venetur entregada entre otros a la cadena gringa Marriot. PDVAL devino en negocios privados llamados Tiendas CLAP. Los Abastos Bicentenarios que ahora venden agua “Perrier”. La inefable política agraria que estimula a la “burguesía revolucionaria” en detrimento de los campesinos.

3.    La errática política de “acordar” precios con los monopolios que a sus anchas impiden a los trabajadores y el pueblo en general reproducir su vida y la de sus familias. Ya es normal que Polar anuncie su lista de precios que vuelve un lujo desde la Harina de Maíz hasta un lavaplatos. Pasamos del Plan 50 al de Precios Acordados, la Superintendencia de Precios Justos, hasta se creó un ministerio del ramo y la inflación sigue gozando de buena salud. 

4.    La paulatina liberalización de la política cambiaria, siempre entregando divisas a los monopolios para que distorsionen la economía, la ANC derogó la Ley de Ilícitos cambiarios. Ahora el control de las divisas de la nación está en manos de la banca privada y los mismos monopolios que definen el sistema de fijación de precios. 

5.    La depauperación de los trabajadores a través de la nefasta política de subsunción de las conquistas históricas de los trabajadores en medio petro, estableciendo con ella que la fuerza de trabajo en Venezuela constituye menos del 1% de los costos de los capitalistas.

6.    El deterioro espiritual imperante en todos los ámbitos de la vida en sociedad: la educación, la salud, los servicios, todo trastocado ante la displicente mirada de los dirigentes que se molestan si se menciona una realidad que agobia cada día más.

Mencionamos todo esto sin detallar situaciones dramáticas que se viven en cada ámbito social, tampoco lo hacemos desde el “lloriqueo”, como dice José Ávila, sino asumiendo la batalla ideológica que plantea la superación de la errática política reformista. No se puede tapar el sol con un dedo, es evidente la tendencia a la derecha de las medidas que toma el gobierno y de las propuestas de sus dirigentes.

El asedio imperialista no justifica la acción del gobierno contra los intereses del pueblo. Ni una sola medida recíproca ha sido tomada contra los intereses del imperialismo en Venezuela, tampoco han sido tocados los intereses económicos de la burguesía local, al contrario, la convocan a Oslo.

Es cuando menos estéril proponerle al pueblo jornadas nacionales de discusión mientras todo se decide en otras instancias. Es necesario de una vez por todas que el pueblo tenga su organización nacional constituida por voceros de los consejos comunales y las comunas, desde cada sector, parroquia, municipio, estado, hasta llegar al nivel nacional. 

De igual manera, es ineludible que los trabajadores se organicen en Comités de trabajadores y elijan voceros por cada unidad, departamento, coordinación, dirección, gerencia, hasta contar con vocerías en cada rama de la economía. Los trabajadores no pueden seguir como los de Perforación Direccional de la Faja Petrolífera del Orinoco esperando que los Gerentes, Directores o la Junta Directiva los escuchen, deben organizarse para exigir, para definir las medidas que permitan rescatar la Política de Plena Soberanía Petrolera de Chávez y contribuir objetivamente a elevar la producción.

Nuestros campesinos no pueden seguir esperando que los asesinen los terratenientes sin que el Estado se pronuncie y además continúe con su política de creación de una burguesía revolucionaria que nada tiene que ver con las necesidades de nuestro pueblo.

Proponemos la creación urgente de una Confederación Nacional del Poder Popular, que nazca de la Federación Nacional Comunal (formada por las vocerías en cada instancia del país, es decir, en cada sector, parroquia, municipio, estado y nación), la Federación Nacional de Trabajadoras y Trabajadores (formada por las vocerías en instancia y rama de la economía, fábricas, instituciones, etc), y la Federación Nacional de Defensa Integral de la Nación (en principio conformada por los milicianos de acuerdo a la organización territorial de la Confederación, para acometer las labores de vigilancia y resguardo de las tareas que se asuman, además de contribuir a la preparación de todo el pueblo en el apresto para la defensa ante cualquier agresión, en coordinación con las FANB como ha venido sucediendo en los ejercicios de defensa nacional).  

Nuestro pueblo es depositario de la gloria eterna de Simón Bolívar y Hugo Chávez, capaz de las más grandes hazañas en aras de causas justas, no podemos terminar inermes ante el avance ideológico del reformismo que gobierna. Esta dirigencia y su ideología no conducen al socialismo, plantean privatizaciones que demuestran que ellos no pueden dirigir el Estado. La Confederación será la instancia donde el pueblo tendrá voz de verdad, donde se superará la acción local “administrada” desde el gobierno y el Estado, donde será realidad la consigna del Comandante Chávez: ¡Todo el Poder para el Pueblo! 

Desde el asesinato del Comandante Chávez cada revolucionario, cada chavista, cada patriota de esta tierra ha tenido que asumir mayores responsabilidades, y “tragar arena” como el propio Chávez decía evocando un pasaje de Florentino y el diablo, vivir el duelo más hondo y tomar fuerzas para asumir el papel que pensamos honra la caída en combate de nuestro líder, padre, amigo y guía.

Para nosotros en la Cátedra Che Guevara – Venezuela, para quien esto escribe, la responsabilidad nuestra con el Comandante Chávez es dar la batalla ideológica por la conciencia de nuestro pueblo, es la labor que intentamos cumplir entendiendo como decía el Che respecto al período de construcción del socialismo: “Este transcurre en medio de violentas luchas de clase y con elementos de capitalismo en su seno que oscurecen la comprensión cabal de su esencia.”

Sabemos que vendrán ataques, intentos de desprestigio, ya algunos asoman, sin embargo, prevalecerá la causa que defendemos y lo justa que es.

¡Privatizar es Traicionar!

¡La continuidad de la Revolución es la Confederación!

¡Todo el Poder para el Pueblo!  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top