skip to Main Content
Aprender Del Golpe De Estado En Bolivia 3

APRENDER DEL GOLPE DE ESTADO EN BOLIVIA

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache

¿Cómo entender el golpe en Bolivia si exhibía la estabilidad y la paz de la que tanto se habla? ¿Es posible realmente disipar la lucha de clases en una convivencia concertada desde el poder?

Hace unos días nos reunimos con un compañero de Tatuy Tv y la Cátedra Che Guevara – Venezuela para intercambiar criterios respecto a su reciente visita a Bolivia en apoyo a la campaña del Presidente Evo Morales.

De no suceder el derrocamiento de Evo a partir de un Golpe de Estado tal vez no habríamos publicado este editorial para exponer ideas respecto a los peligros que corre el proceso de cambios en Bolivia, de la conversación aludida se desprendían preocupantes razonamientos inherentes al carácter contemporizador del Gobierno de Evo y García Linera con la derecha y sus expresiones económicas, y lamentablemente los hechos confirmaron las preocupaciones.

El primer elemento a destacar es la importancia que tienen las ideas para una revolución, la ideología es fundamental para orientarse en el sinuoso camino que supone plantearse superar el sistema dominante. Intentar morigerar, contemporizar, hacer confluir los intereses de la burguesía y el imperialismo con los del pueblo humilde es una tarea extemporánea, ya está demostrado que no es posible mantener contentos al mismo tiempo al lobo y a las ovejas.

En Venezuela debemos retomar el rigor teórico, el nivel de la discusión debe superar la farándula política, las parodias que sumergen el debate a niveles que no permiten dar cuenta de la realidad, el caso boliviano debe analizarse con profundidad. De antemano reafirmamos nuestro apoyo al proceso encabezado por Evo Morales que en los actuales momentos atraviesa por la represión brutal de manos del fascismo incubado.

Este editorial no pretende exponer los pormenores del Golpe de Estado, esos relatos corresponden a las formas externas de un fenómeno más complejo que es lo que nos interesa analizar para aprender y no repetir la historia ni como comedia, ni como tragedia.

Veamos lo que en el año 2015 exponía en una entrevista Álvaro García Linera, Vicepresidente de Evo Morales y tomado en todo el continente como gran teórico, intelectual y además marxista (como se cataloga el propio García Linera). Pedimos disculpas de antemano si las citas son extensas, las consideramos necesarias para la argumentación y la comprensión de la discusión planteada:

“Cuando uno estudia el proceso de construcción de las democracias en cualquier país del mundo: Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Argentina, Bolivia, la constitución de los regímenes democráticos: elecciones, pluralidad, formas de organización diversas, siempre han nacido por una explosión de la sociedad, por un descontento, por un desacuerdo frente a las dictaduras, frente a la monarquía, y por un hartazgo colectivo que lleva a la gente a demandar su derecho a participar, y así surgen las democracias. Pero luego, hay un proceso, algo así como que de racionalización –dirían los liberales- o de castramiento o mutilación –diríamos los marxistas- en la que esa emergencia del disenso como hecho democrático queda reducido a las apariencias del disenso en el parlamento…” (1)

Lo anterior es un bosquejo de lo que para García Linera es el advenimiento de la democracia, un descontento contra las dictaduras, las monarquías, que basado en el derecho a participar desemboca en la democracia, que luego se desvirtúa y termina reducida al espectro del parlamento. Nos referiremos a esta visión más adelante, ahora veamos la naturaleza de la democracia que distingue García Linera, cuál es la forma que debe adoptar según él:

“…Ciertamente la participación electoral de las personas por partidos, el formato de la democracia liberal, racional, institucionalizada, la conformación del parlamento con 150, con 200 parlamentarios, durante cinco años, durante 4 años, no solamente es una formalidad, es una formalidad pero es también más que una formalidad, es una cultura colectiva y no debemos despreciar eso, forma parte de las adquisiciones culturales de la sociedad, de la masa.

Quiere decir que esa institucionalidad, esa formalidad, constituye también parte del bagaje cultural, político de la sociedad. Lo liberal, lo representativo es también parte de lo popular, no es una imposición, pero lo popular es mucho más que eso y quizás la experiencia latinoamericana, su vigor, su fuerza, es que no es la sustitución de la democracia liberal, no es el reemplazo de la democracia liberal por los soviets, no es cierto, es la complementariedad o el enriquecimiento de la democracia representativa liberal con la democracia plebeya, con la gente en las calles, con la gente deliberando, con la gente tomando decisiones sobre distintos temas, con las reuniones, con las asambleas.(Subrayado nuestro)

Entonces ahí tienes los dos componentes vivos, la forma y el contenido, cuando sólo privilegias la forma: fósil, es un hecho fósil  espectral. Si solamente te quedas con el flujo vivo, activo de la masa en disenso, te quedas con la fuerza de los hechos y no con la viabilidad de los hechos. Pero si las mezclas las dos, entonces tienes un nuevo tipo de gobernabilidad, tienes una reivindicación de tus raíces populares, emergentes, de disenso, pero también no te estás peleando, la estás totalizando, la estás reinterpretando a las instituciones liberales representativas y todo desde lo popular.

Por eso, digamos la experiencia latinoamericana de esta última década es muy vigorosa y va más allá de este debate: o democracia burguesa o democracia revolucionaria, no es cierto, las dos habían formado parte de los bagajes culturales de la sociedad que han logrado expresarse y complementarse.”Fin de la cita (2)

La extensa cita permite revelar sin ambages la postura política del gobierno de Bolivia sin la terrible situación de hoy, tranquilo en el año 2015 García Linera expone el proyecto a desarrollar, una combinación de la democracia liberal o burguesa con lo que él denomina la democracia plebeya (que supone asambleas, deliberaciones, debates, movilización de calle).

García Linera y el Golpe de Estado en la Bolivia de hoy nos permiten rescatar temas que sin la evidencia práctica es muy difícil que obtengan atención. Uno de esos temas es justamente lo que creía resuelto García Linera desde el eclecticismo de combinar la democracia burguesa con la revolucionaria, asumiendo además que se trata de un factor de corrección a desviaciones derivadas del paso del tiempo. Olvidaba García Linera el origen de la democracia burguesa, su evolución desde la Revolución Francesa, el perfeccionamiento de la dominación burguesa ha sido expuesto por centrales figuras del marxismo que García Linera dice representar. Veamos por ejemplo lo que dicen Marx y Lenin sobre esto:

“…Finalmente, la república parlamentaria, en su lucha contra la revolución, viose obligada a fortalecer, junto con las medidas represivas, los medios y la centralización del poder del gobierno. Todas las revoluciones perfeccionaban esta máquina, en vez de destrozarla. Los partidos que luchaban alternativamente por el dominio consideraban la conquista de este inmenso edificio del Estado como el botín principal del vencedor”.

Son las palabras de Marx en el 18 Brumario de Luis Bonaparte, que expresan la evolución de la dominación burguesa afinando los mecanismos del Estado para garantizar la dominación, la democracia burguesa no surgió como una forma alternativa a las dictaduras o las monarquías para liberar a los pueblos sino para continuar sojuzgándolos.

Es un mecanismo extendido que Lenin expresa en estos términos en su obra El Estado y la Revolución:

“Pero echemos una ojeada general a la historia de los países adelantados a fines del siglo XIX y comienzos del XX. Veremos que, de un modo más lento, más variado, y en un campo de acción mucho más extenso, se desarrolla el mismo proceso: de una parte, la formación del “poder parlamentario” lo mismo en los países republicanos (Francia, Norteamérica, Suiza) que en los monárquicos (Inglaterra, Alemania hasta cierto punto, Italia, los países escandinavos, etc); de otra parte, la lucha por el poder entre los distintos partidos burgueses y pequeño burgueses, que se reparten y se redistribuyen el “botín” de los puestos burocráticos, dejando intactas las bases del régimen burgués; y, finalmente, el perfeccionamiento y valorización del “poder ejecutivo”, de su aparato burocrático y militar”.

El Estado en su forma actual sigue siendo un medio de dominio de unas relaciones sociales impuestas a toda la población ejercida por las clases dominantes, lo que implica que la toma del poder por parte de un movimiento popular debe plantearse como tarea central la destrucción de esas relaciones sociales imperantes. No es posible combinar los objetivos sociales, económicos, políticos, culturales de los desposeídos con los de las clases dominantes, creer eso en nombre de la paz y la convivencia es entrar en un proceso de conciliación antinatura que produce desgaste hasta llevar al proceso en cuestión a una confrontación en las peores condiciones para el pueblo, como se puede corroborar hoy en Bolivia.

Es necesario retomar la discusión del Estado y la legalidad burguesa que sólo respetan las clases dominantes en tanto les permite desgastar y acumular fuerzas para el zarpazo. Hay que replantear las concepciones sobre el Estado.

En Venezuela el diálogo, la paz, la convivencia son premisas que evitan esta discusión, al punto que son liberados terroristas que rompen la legalidad y apresados campesinos que defienden la transformación de las relaciones de dominación.

Es vital aprender del caso Boliviano, que guarda enseñanzas para todo el continente, permitirá entender por qué en Chile el proceso constituyente está tratando de ser secuestrado por las mismas élites que heredaron la dominación de manos de Pinochet, o por qué en Ecuador hay que esperar que termine el mandato del traidor y antibolivariano Lenin Moreno, y también comprender el caso venezolano, donde el Gobierno no atina ninguna medida de reciprocidad contra el bloqueo y las sanciones que tanto denuncia, siendo el pueblo trabajador y humilde el sacrificado.

Ha llegado la hora de retomar la discusión acerca de cuál es la forma de gobierno realmente del pueblo, en Venezuela Chávez habló de Comuna o nada, de una Confederación que agrupe a las Comunas de toda la nación. También la forma de gobierno de los desposeídos ha sido objeto de debate por revolucionarios como Marx y Lenin, es vital retomar esos debates para la construcción de una opción real para los pueblos. No podemos seguir asumiendo como estratégico lo que debe ser transitorio, la toma del poder es el paso previo a la construcción del poder del pueblo, de lo que Marx llamaba “la organización de la unidad de la nación”.

El Comandante Chávez se pronunció al respecto en diversas ocasiones, resumiremos los aspectos generales y esenciales que a nuestro juicio no sólo Chávez plantea, sino que además son una tarea urgente si queremos superar de manera definitiva la situación en la que nos encontramos, es decir, una guerra en la que el enemigo actúa a placer y el Estado se avergüenza de serlo. Chávez esboza el proceso mediante el cual deben ir surgiendo las comunas:

      “La Comuna Popular en China la dividían en tres niveles, la organizaban en tres niveles: tenía el nivel de la Comuna, es una extensión territorial. ¿Que quién la va a definir? Ustedes mismos, la misma realidad, la misma situación. Tenía cada Comuna un conjunto de brigadas, y cada brigada es un conjunto de equipos de producción.

Yo lo que quiero es que aceleremos la conformación de las Comunas. Ya hay un conjunto de experimentos que están en marcha. Pero más allá yo lo que quiero es, oye, como apretar el acelerador, que apretemos el acelerador, no podemos quedarnos en el Consejo Comunal local allí. No, vamos a un salto, llegó el momento del salto a las Comunas, a la organización superior, a la organización política”. (3)

Mayor nitidez imposible, pero sigamos indagando acerca del rumbo trazado por Chávez del cual ya no se habla, no planteaba Chávez las Comunas como filantropía para distribuir la renta petrolera, lo que proponía era la edificación de un sistema que iba desde lo local hasta lo nacional, que el reformismo confinó a consejos comunales y comunas aisladas, inconexas, que sólo existen en su territorio local, en su parcela, saben los filisteos del siglo XXI que la fragmentación permite la dominación. Veamos otra sentencia de Chávez, para aquellos que desprecian el rigor teórico:

“El estudio de la relación de lo local con lo universal puede parecer una distracción académica, ejercicio de teóricos sin oficio, pero no es así, en esta relación va la vida de la Revolución, y, por tanto, su estudio es de vital importancia”. (4)

Y antes, cuando sólo existían los Consejos Comunales Chávez impulsaba la misma idea, la conformación de una Confederación que abarcara el país, que lo unificara desde el poder del pueblo organizado:

“…Tenemos que ir marchando hacia la conformación de un estado comunal (…) y éste sin duda, debe tener fuertes elementos geográficos que la unifican, fuertes elementos culturales que la unifican, fuertes elementos incluso antropológicos, históricos, humanos, muchas veces hasta étnicos (…)Ustedes elegirán quiénes van a ir a ese Consejo, será como un consejo de gobierno de ese espacio. Más adelante debemos marchar hacia una Confederación más amplia de Consejos Comunales hasta que abarquemos todo el país. No debe quedar en el futuro, ni un sólo espacio donde no funcione un Consejo Comunal, donde no haya una comunidad organizada(…) La explosión del poder comunal, los consejos comunales pero transcendiendo lo local (…) confederaciones de consejos comunales que vayan asumiendo cada día más poder, todo el poder para los soviet decían allá en la Rusia comenzado la revolución socialista, todo el poder para los consejos comunales, el poder para el pueblo y el primero de ellos el conocimiento, la organización…” (5)

Existen más referencias claras de la idea del Comandante Chávez respecto a la “organización de la unidad de la nación”, no obstante, las retomaremos en sucesivos editoriales, veamos ahora la confluencia de las ideas de Chávez con los planteamientos hechos por Carlos Marx respecto a la Comuna de París en su obra La Guerra Civil en Francia:

“En el breve esbozo de organización nacional que la Comuna no tuvo tiempo de desarrollar, se dice claramente que la Comuna habría de ser… la forma política que revistieses hasta la aldea más pequeña… Las Comunas elegirán también la “delegación nacional” de París.

Las pocas, pero importantes funciones que aún quedarían para un gobierno central no se suprimirían – como se ha dicho falseando de intento la verdad-, sino que serían desempeñadas por agentes comunales y, por tanto, estrictamente responsables.

No se trataba de destruir la unidad de la nación, sino por el contrario, de organizarla mediante un régimen comunal”.

Las coincidencias son notables, seguramente horrorizan a los filisteos de hoy pero estamos seguros que estas ideas alumbrarán el camino que retome el rumbo del Comandante Chávez. Otros dirán que es anarquismo, cual Bernstein dijo lo propio de Marx, en su momento tocaremos el tema.

Es necesario avanzar en la construcción de la alternativa del pueblo, la que le permita tomar control de su destino y dejar atrás la “autoregulación” del mercado que sólo le trae miseria y explotación, hay que superar la contemporización grosera, el diálogo como falso dilema entre el pacto y la violencia, la comunión de intereses económicos disfrazados de retórica, distracciones, y políticas del Estado rendido a los pies del capital que lo fundó, la Confederación Nacional del Poder Popular es la organización de la unión de la nación, es canalizar la energía social en la construcción de una sociedad sin explotadores ni parásitos medrando de los privilegios mientras lanzan migajas, no asumir su construcción implicaría como en Bolivia enfrentar desorganizados la violencia burguesa.

Fuentes:

(1) Entrevista realizada por la TV Pública Argentina al Vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera. Entrevista completa en 4 partes. https://www.youtube.com/watch?v=w2WhUe6pA-k

(2) Idem

(3) Comandante Chávez. Aló Presidente Teórico número 1. 11 de junio de 2009.

(4) Idem.

(5) Intervención durante acto de juramentación de nuevo Gabinete Ejecutivo Teatro Teresa Carreño, Caracas. Año 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top