skip to Main Content
Las Preguntas Verdaderas 2

EDITORIAL: LAS PREGUNTAS VERDADERAS

Roberto Carlos Palacios / Cátedra Che Guevara – Venezuela

Correo Electrónico: revolucionomuerte.info@gmail.com

Twitter: @catedrache y @rom2021

Telegram:https://t.me/SocialismoenVenezuela

Decía un entrañable amigo filósofo que no sólo las respuestas deben ser verdaderas, aun las preguntas tienen que ser verdaderas, hay preguntas falsas, falsos dilemas. Esta sentencia en las actuales circunstancias nos permite tener una visión desde una perspectiva distinta a la que proviene de las explicaciones del gobierno nacional acerca de la compleja situación que vivimos los trabajadores asalariados y el pueblo desposeído.

Generalmente, esa perspectiva que ofrece la dirigencia va acompañada por cajas de resonancia que traducen los discursos que se pronuncian desde el poder y los privilegios, estos traductores emulan la soberbia de quienes los sostienen, les molesta todo aquello que les parezca distante de la sumisión que exigen, rápidamente acusan, son delimitadores de las primaveras, los perdona vidas que repiten los argumentos que hay que difundir para cada ocasión, los que se encargan de los “infantiles de izquierda”, de los trasnochados que no entienden que en época de Chávez los retos no eran tan formidables como ahora.

Te hacen entender que eres tu el que no entiende nada, que no se puede considerar el proyecto de Chávez, sus avances, su entrega al punto de dar la vida cual cristo por todos nosotros, porque esta es otra situación, es decir, para qué luchar por el proyecto del socialismo si no se puede hacer ya. Exponen el electrizante período junto al Comandante Chávez -que nos cambió la vida a todos- como algo que era de esperarse pero sólo de Chávez, es algo así como la historia que nos contaba un amigo de otros tiempos acerca de su padre: “Mi viejo decía: ¡claro! El Úslar Pietri sabe bastante y escribe libros porque se la pasa estudiando”.

Hoy nos dice la dirigencia con los hechos: ¡claro! Chávez hacía la revolución porque era un revolucionario… Eso era cosa de Chávez no de ellos.

Volviendo al inicio del editorial, la primera pregunta que podemos hacernos es ¿nos estamos haciendo preguntas verdaderas o estamos amparando falsos dilemas? A continuación dejamos a la consideración de los lectores un conjunto de preguntas que consideramos necesarias para determinar ¿qué hacer? Algunas de las preguntas fueron realizadas por asiduos lectores y difusores de nuestro sitio web, a quienes agradecemos la deferencia que tuvieron al participar con sus preguntas:

¿El proyecto de Chávez sucumbió con su muerte o nosotros podemos asumir la responsabilidad de su legado?

¿Chávez nos convocó a una revolución socialista o depende del nivel de asedio del que seamos víctimas?

¿El gobierno nacional no comete errores?

¿Por qué no hay transparencia?

¿Hay revolución y socialismo en el rumbo trazado por el gobierno nacional?

¿Es posible que el pueblo ejerza el poder fragmentado en lo local o necesita una organización nacional?

¿Cuáles son las perspectivas de vida de las nuevas generaciones en el sálvese quien pueda?

¿Puede el gobierno nacional garantizar una experiencia de vida digna a los venezolanos?

¿El rumbo que llevamos conduce a la elevación de la conciencia social?

¿El amor a Chávez se expresa aceptando que el bloqueo lo justifica todo?

¿El viraje del gobierno hacia posiciones neoliberales es asunto táctico y temporal?

¿Cuando Chávez en su última alocución nos advirtió preocupado  acerca de la restauración del capitalismo, a qué se refería?

¿Debemos conformarnos con sobrevivir como sea o construiremos la alternativa que la humanidad necesita?

¿Seremos una generación traicionada más?

¿La dolarización de facto es una bendición de Dios?

¿Por qué no podemos vivir de nuestro trabajo?

¿Por qué la dirigencia vive en los privilegios?

¿Esperaremos una rectificación que no llegará o tomaremos el control de nuestro destino?

¿Realmente el dilema es entre el gobierno y la oposición? ¿Y si nos organizamos?

Cada quien que busque las preguntas verdaderas, de las respuestas a esas preguntas dependerá el futuro de todos.

¡No a la privatización de PDVSA!

¡La continuidad de la Revolución es la Confederación!

¡Todo el poder para el pueblo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top